Crece el número de alumnos de Derecho en España

estudiar-ICAM-649x311px
Crece el número de alumnos de Derecho en España
 
Almudena Vigil
 
Gracias a las dobles titulaciones, nuestro país compensa el descenso de estudiantes de la licenciatura única para ser abogado, mientras que en EEUU las matriculaciones están en niveles de hace cuarenta años.
 
Tabla
 
Los estudios de Derecho están viviendo una revolución. La crisis económica y los recortes de personal en los despachos de abogados han hecho que la concepción y las perspectivas laborales de esta carrera profesional hayan variado en los últimos años.
 
Esta tendencia, que se está notando en España, está siendo especialmente significativa en Estados Unidos, donde el número de matriculados en el primer curso de estos estudios ha descendido en el último año un 11%, con una cifra de estudiantes que, en términos absolutos, no se veía desde los años 70.
 
En 2013, iniciaron esta carrera 39.675 alumnos en las universidades americanas, lo que supone el tercer descenso consecutivo de los últimos años, según datos de la abogacía americana, la American Bar Association (ABA), recogidos por The Wall Street Journal. Se trata de una abrumadora caída de alumnos desde el pico más alto, que se alcanzó en el año 2010, con la cifra inédita de 52.488 matriculados en el primer curso.
 
Desde los años 70, el número de estudiantes había ido en aumento, con fluctuaciones entre los 39.000 y los 44.000 alumnos, pero fue sobre todo a partir del año 2000 cuando las cifras se dispararon. En el año 2002 los matriculados en primer año llegaron a crecer un 7,46%. Unas cifras que contrastan con las que ahora son noticia.
 
La razón es que no hay suficientes empleos en el país norteamericano para acoger la oferta de decenas de miles de abogados que se gradúan cada año. Durante la recesión, los despachos de Estados Unidos han ajustado plantillas y presupuestos al máximo para poder dar respuesta a sus clientes –muchos de ellos también sufriendo los estragos de la crisis–, que exigen minutas más acordes con los tiempos de recesión.
 
En España, los datos no son tan elocuentes. Si bien la percepción generalizada es que se ha producido un descenso del número de estudiantes, las cifras muestran que siguen creciendo cada año. Una de las explicaciones es que la carrera de Derecho se está ofreciendo en muchas dobles licenciaturas, compensando la caída de los estudios legales en solitario. Además, todo apunta a que el descenso del número de alumnos se hará notar en los próximos años, por los efectos de la dilatada entrada en vigor de la Ley de Acceso, que determina en mayor medida la dedicación a la abogacía de los estudiantes de Derecho.
 
Adela García de Tuñón y Lucía Lorente, responsable de recursos humanos y directora corporativa de la oficina del despacho Hogan Lovells en Madrid, respectivamente, explican a EXPANSIÓN que es una realidad que el número de estudiantes de Derecho también se ha visto reducido en nuestro país. Sin embargo, consideran que los motivos no son los mismos que en Estados Unidos.
 
Carrera comodín
 
“En España, Administración y Dirección de Empresas (ADE) ha ido ganando a Derecho el puesto de carrera comodín. Estudiantes sin vocación clara y con interés en adquirir una formación versátil, venían eligiendo Derecho por las numerosas salidas profesionales que encontraban al graduarse. En los últimos años, la balanza se inclina hacia ADE o dobles grados con ADE”, señalan.
 
Además, apuntan que “con el Plan Bolonia y los cambios en la legislación sobre acceso al ejercicio de la abogacía, la carrera de Derecho es más larga y se ha encarecido económicamente. Para ser abogado hay que costearse un máster de acceso y superar un examen oficial, que ha creado incertidumbre y confusión”. No son todo malas noticias: “Lo más positivo de esta nueva situación es que nos encontramos con estudiantes con verdadera vocación y, a la larga, mejor preparados para el ejercicio de la abogacía”, explican las expertas de Hogan Lovells.
 
Enrique López de Ceballos, socio responsable del área de recursos humanos de RHGR Ontier, coincide en que la reforma sobre el acceso a la abogacía ha sembrado “cierta incertidumbre y ha hecho que se reduzca el número de alumnos”. Sin embargo, remarca que en España hay muchos estudiantes de Derecho que no necesariamente tienen vocación de abogado y asegura que las firmas se están peleando por captar talento, sobre todo en previsión al cuello de botella que se avecina con la entrada en vigor de la Ley de Acceso.
 
Estados Unidos
 
Lejos de los problemas que acechan a los jóvenes abogados españoles, en Estados Unidos se da una circunstancia añadida. Estudiar allí supone en muchos casos adquirir una importante deuda para poder financiar su paso por la universidad. Esto hace que el hecho de que haya salidas profesionales sea una cuestión decisiva al decantarse por una carrera u otra. Desde 2010, la cifra media de créditos solicitados por los alumnos estaba entre los 70.000 y los 84.000 dólares para la universidad pública, y entre 106.000 y 122.000 en la privada.
 
Según los datos de la ABA relativos al año académico 2012-2013, estudiar Derecho en una universidad estadounidense puede costar entre 23.000 y 40.000 dólares en función de si se trata de una universidad pública o privada por curso en concepto de matrícula. A ello habría que sumar, además, lo que cuesta vivir en el campus más los gastos en libros, que hace un total de 15.000 dólares adicionales por año, según la misma fuente.
 
Según Irena McGrath, directora de contratación de Hogan Lovells en EEUU, el descalabro en el número de matriculados se debe a la recesión económica, el alto coste de los estudios de Derecho y las dificultades que algunos graduados han tenido para asegurarse un empleo al finalizar sus estudios.
 
Esta situación, apunta McGrath, ha llevado a las facultades de Derecho a reducir plantillas, tamaños de las clases y precios de las matrículas, y están apareciendo iniciativas en favor de la transparencia sobre el coste de la educación. Por ejemplo, Universidad de Michigan ha desarrollado una aplicación para ayudar a los estudiantes de Derecho a entender todos los costes asociados a la consecución del título y lo que conlleva la financiación de esa deuda.
 
Pese a todo, esta experta en reclutamiento de nuevos profesionales asegura que “sigue habiendo una gran competencia entre las firmas de abogados estadounidenses para captar a los estudiantes con más talento y, aunque el número de nuevas incorporaciones no es tan alto como en años previos, contratar a los mejores profesionales se mantiene como una alta prioridad para las firmas”.
 
Demanda a las universidades norteamericanas
 
En Estados Unidos, las perspectivas laborales son decisivas a la hora de elegir qué estudiar. Decantarse por una carrera como la de Derecho supone, en muchos casos, adquirir una importante deuda para financiarla, un crédito que deben ser capaces de devolver con lo que ganen en un trabajo futuro. Esta cuestión preocupa a los estudiantes hasta el punto de que han llegado a interponer una demanda colectiva en Estados Unidos contra las universidades por haberles creado falsas expectativas de trabajo futuro. En concreto, denunciaban que las facultades de Derecho habían violado las leyes de protección al consumidor ofreciendo datos engañosos sobre los porcentajes de estudiantes que encuentran trabajo tras graduarse. Alegaban, además, que los centros conocían que esas cifras no eran reales, pero las mantuvieron para atraer a más estudiantes.

, , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR