Crónica de un divorcio anunciado

separación-ICAM-649x311px

CRÓNICA DE UN DIVORCIO ANUNCIADO.
 
Una delirante conducción por parte de la Mesa permite que se escenifique el divorcio que existe entre la Junta de Gobierno del ICAM y sus colegiados apenas un año después de la ilusionante elección de caras nuevas para la Junta de Gobierno.
 
En una maratoniana Junta General, en la que se han mezclado sin solución de continuidad asuntos debatibles en Junta General Ordinaria y Extraordinaria el ICAM ha dicho “no” a las propuestas más importantes que su Junta de Gobierno ha sometido a la votación de los colegiados.
 
17h.00
 
La Junta General comenzó cerca de las 17:00 horas, pese a que había sido convocada para las 16:00, y una segunda convocatoria, no prevista en los Estatutos del ICAM, a las 16:30 y terminó después de la 1:30 de la madrugada.

 
Hay que señalar que esta reseña la escribe un colegiado porque desde la presidencia se vetó la presencia en la sala de los periodistas acreditados, lo que motivó varias quejas de éstos a través de las redes sociales, especialmente Twitter, y que no dispongamos de una versión imparcial y profesional que informe del desarrollo de la Junta General. Este escrito es un intento de paliar esa ausencia de información por lo que intentaremos no expresar nuestro punto de vista sino relatar del modo más objetivo posible el desarrollo de la maratoniana Junta General del ICAM.
 
Se inició la Junta General con la expresión de varias cuestiones de orden previas, en las que la mayoría se dirigieron a solicitar la suspensión de la celebración de la Junta por vicios de nulidad en la convocatoria, especialmente la ausencia de documentación y a solicitar el voto secreto una de las cuales fue propuesta por APROED y apoyada por nuestra asociación Abogados por un COLEGIO-ético, aspectos ambos a los que la Junta de Gobierno constituida en Mesa rectora de la Junta se negó.
 
Finalmente arrancó la sesión con el primer punto del orden del día, la elección del auditor para el año 2.013, con la presentación, por parte de la Junta de Gobierno, de unos datos económicos que eran desconocidos para la Junta General, lo que provocó críticas en las numerosas intervenciones de diferentes colegiados del ICAM por no haberse facilitado esos datos con anterioridad a la Junta General para su estudio y por no haber abierto un proceso público que permitiera la concurrencia de todas las firmas de auditoría que estuvieran interesadas en hacerse cargo de la del ICAM.
 
Aquí empezó una forma extraña de dirigir los debates de la Junta por parte de la Junta de Gobierno en general y la Decana en particular quien, como se encargó de recordar e varias ocasiones, es la persona a la que estatutariamente corresponde dirigir los debates. Y decimos extraña porque a tras la exposición de los datos económicos de las tres propuestas de los auditores, se procedió a una votación inconcebible, en la que se propuso a la Junta General votar separadamente las tres alternativas como si cada una de ellas fuera independiente y no, como sería razonable, como propuestas alternativas entre las que cabría elegir una. El resultado habría sido cómico de no resultar preocupante y con consecuencias de difícil evaluación para el ICAM: ninguno de los auditores propuestos alcanzó mayor número de votos a favor que votos en contra, con lo que no se ha elegido auditor para las cuentas del ICAM de 2.013, ante el desconcierto de la Junta de Gobierno y de una Decana que intentó arreglar el desaguisado con componendas del orden de “vamos a elegir a la propuesta que más votos a favor haya obtenido” lo que provocaba airadas protestas por los asistentes a la Junta General. Debemos reseñar que con un comportamiento sin duda legal y legítimo pero muy poco elegante, la Junta de Gobierno desde la mesa votó a favor de una de las propuestas y contra las otras dos.
 
El Servicio Médico
 
Pero lo realmente importante vino en el segundo punto del orden del día. Pertrechada con sendos informe farragosos de KPMG y de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, la Junta de Gobierno comparecía ante la Junta General con un objetivo claro: “reinterpretar” los acuerdos de la Junta General de 2011, en la que se aprobó la creación de una Mutua que fuera sucesora del Servicio Médico que a lo largo de 60 años había venido prestando el ICAM, el cual, por el imperativo legal, debía ser transferido a una entidad de seguros. Esta reinterpretación consistía en la posibilidad de ceder la cartera de usuarios del Servicio Médico Colegial a una “empresa de reconocido prestigio” en el ámbito del seguro privado.
 
De la importancia de este punto para la abogacía madrileña da una idea el hecho de que tras una tediosa exposición de los representantes de las firmas contratadas para redactar los citados informes, hubo un sinnúmero de peticiones de turno de palabra, los cuales fueron limitados a 30 por parte de la Mesa. Y aquí siguió la locura de llevanza de la Junta. Tras cada intervención respondía la Decana o daba la palabra a uno o en ocasiones a los dos representantes de las firmas signatarias de los informes, lo que extendió de forma absolutamente innecesaria el debate.
 
En cualquier caso, las intervenciones se iniciaron con la del presidente de la Mutua constituida en virtud de los acuerdos del ICAM de noviembre de 2.011, que explicó que la Mutua estaba en contacto constante con la Junta de Gobierno del ICAM, que se había solicitado y obtenido una prórroga para el inicio de funcionamiento de la Mutua (ya que la inacción de una entidad de seguros en el primer año de su existencia provoca la retirada de la autorización administrativa lo que en este caso hubiera significado la disolución de la Mutua) y que se estaba a la espera de poder iniciar el proceso de firma de las pólizas individuales de los mutualistas, tan pronto como el ICAM facilitara los datos de quienes pertenecen al Servicio Médico colegial. Ofreció así mismo la dimisión de la Junta de Gobierno de la Mutua tan pronto como ésta hubiera empezado a funcionar. Rebatió algunos puntos de los informes de expertos presentados por la Junta de Gobierno del ICAM a la Junta General señalando que se disponía de la aprobación oficial del Plan de Actuaciones sometido al organismo regulador correspondiente y acabó solicitando el voto para la primera propuesta que suponía seguir adelante con el proceso de externalización del Servicio Médico a la Mutua en lugar de a una compañía privada.
 
Las intervenciones subsiguientes versaron alrededor del patrimonio que el ICAM cedería a la Mutua y su reversibilidad, la solidaridad con los colegiados mayores cuya situación podría quedar desamparada caso de externalizar el Servicio Médico a una compañía de seguros en lugar de a una Mutua que mantuviera y respetara las condiciones en que el ICAM ha venido ofreciendo a sus colegiados en estos últimos sesenta años, especialmente para los colegiados de mayor edad y las posibilidades de ejercer algún tipo de control de la Mutua por parte del ICAM. Tales intervenciones dejaron patente que existían posturas favorables y contrarias a la externalización de la Mutua, pero que en su mayoría deseaba que se mantuvieran las condiciones vigentes en el actual Servicio Médico, se eligiera la opción que se eligiera.
 
Hubo momentos de alta tensión, como cuando el representante de Cuatrecasas acusó al Vicedecano y Tesorero del ICAM, D. Manuel Valero, de falsear el dato económico del coste de los informes, coste que ascendía, según el Tesorero y lo que más adelante aclararía la decana, dejando las cantidades en a más de 86.000 Euros el de Cuatrecasas y más de 131.000 Euros el de KPMG, a lo que se deben sumar el importe del IVA correspondiente lo que arroja una apreciable cantidad de más de 250.000 euros. Hay que reseñar que según informó el tesorero, los numerosos informes anteriores, incluida una consulta a la Dirección General de Tributos, que sobre este mismo tema habían emitido firmas de reconocido prestigio, por ejemplo Uría y Menéndez, habían tenido un coste total de apenas 300.000 Euros, dándose una manifiesta desproporción entre los costes de los dos informes actuales y los anteriores. La Decana, pese a la acusación del representante de Cuatrecasas, no otorgó la palabra al Vicedecano y no fue sino hasta que intervino el portavoz de nuestra Asociación, Abogados por un COLEGIO-ético, que reprochó ese y algún otro desplante del citado representante de Cuatrecasas a otros compañeros, cuando se vio obligada a dar la palabra al Tesorero que explicó los datos, que fueron refrendados con alguna pequeña modificación por la Decana.
 
Votación
 
Los debates se fueron alargando de tal modo que las últimas cesiones del turno de palabra fueron precedidas por gritos de “¡votación! ¡votación!” desde el fondo de una sala cansada ya por la extensión de este punto.
 
Finalmente se procedió a la votación de la primera propuesta, esta vez votación que por tener claramente el carácter de alternativa nos evitó dos rondas de votaciones, en la que volvieron a participar los miembros de la mesa. Y en esa votación una amplísima mayoría se decantó por la Mutua con lo que esperamos que esta vez sí se den los pasos necesarios para que la Mutua empiece a funcionar y no languidezca y sea retirada la autorización administrativa a la misma, siendo entonces necesario volver a tratar un asunto que está sobre la mesa del ICAM desde 2.006.
 
Tras la votación se produjo una desbandada que dejó reducida la Junta General a poco más del 30% de los asistentes a primera hora.
 
Los presupuestos para el 2014
 
Se trataron a continuación los presupuestos para el 2.014, con intervenciones que en algunos casos fueron muy prolijas, con críticas y consultas a cada una de las partidas, que dieron lugar a intervenciones de los miembros de la Junta de Gobierno para aclarar algunos de los conceptos. Fueron muy repetidas las intervenciones en el sentido de criticar el despido de trabajadores del ICAM, en total 16 y otras dos bajas que no fueron suficientemente aclaradas, cuando existía superavit en las cuentas y además se mantenían importes muy elevados para aspectos aparentemente no tan importantes, como son la internacionalización del ICAM o partidas salariales con sueldos aparentemente muy elevados aunque nada se explicó sobre los mismos por considerar la Mesa que se podrían vulnerar aspectos relativos a la Protección de Datos de Carácter Personal. Tampoco se ofreció una detallada explicación de los motivos de despido por la misma razón. Los presupuestos fueron finalmente aprobados.
 
El siguiente punto del orden del día, la elección del auditor para 2.014, repitió otra vez la escena de una votación individualizada de cada una de las propuestas, justificándose esta votación desde la Mesa que reconoció haberse equivocado al plantear la votación del auditor para 2.013, pero que por coherencia se mantendría el mismo sistema para la elección del auditor de 2.014. Una vez más se criticó a la Junta de gobierno ICAM no haber facilitado los datos económicos de cada propuesta con anterioridad a la Junta General para su estudio y no haber abierto un proceso público que permitiera la concurrencia de todas las firmas de auditoría que estuvieran interesadas en hacerse cargo de la del ICAM. Y a punto estuvo de repetirse la historia y volver a dejar al ICAM sin auditor nombrado para 2.014, aunque finalmente por un estrecho margen fue elegida la oferta de ERNST & YOUNG.
 
00h.00
 
El discurrir de la Junta General, pasada ya de largo la media noche, adquirió tintes de ilegalidad al tratar el siguiente punto del orden del día, relativo al tratamiento de proposiciones presentadas por colegiados cumpliendo los requisitos estatutarios, esto es 25 firmas y presentación en los plazos dispuestos por los Estatutos del ICAM. Pues bien, pese a que los estatutos del ICAM (artículo 37) son meridianamente claros al respecto, pues exigen que dichas propuestas sean sometidas a la consideración de la Junta General que decidirá en votación por mayoría si tales proposiciones son o no admitidas a trámite y debatidas en la Junta, la Decana, extralimitándose en sus funciones, decidió la inadmisión y por tanto la ausencia de debate y votación de todas las proposiciones legalmente presentadas sin más trámite que una mera referencia a cada una de ellas, lo que volvió a levantar revuelo en la sala, especialmente de los grupos cuyas propuestas estaban siendo rechazadas de esa forma ilegal. La Decana se limitó ante las protestas a remitir a los grupos que protestaban a que presentaran los recursos oportunos, lo que podría dar como resultado la impugnación de la Junta y sus acuerdos. Claro está que caso de que los tribunales aceptaran las causas de impugnación y declararan la Junta General nula, le vendría de perlas a una Junta de Gobierno que había visto como sus dos propuestas estrella habían sido mayoritariamente rechazadas.
 
Ruegos y preguntas
 
El punto final, ruegos y preguntas, fue también tormentoso. Ante un ruego de la Asociación Libre de Abogados (ALA) relativo a una proposición no admitida para que se retiraran los nombramientos de decanos honoríficos a Francisco Franco Bahamonde y a José Antonio Primo de Rivera, se escucharon en la sala gritos minoritarios de “¡Viva Franco!” y “¡Viva José Antonio!” lo que provocó momentos de tensión con enfrentamientos que estuvieron a punto de ser más que verbales y que dieron como resultado el abandono de la Junta General de los miembros de ALA. Curiosamente nos hemos enterado por la Prensa (http://www.elmundo.es/espana/2013/12/20/52b3bfbc268e3e73218b4588.html) de que la Junta de Gobierno había tomado la resolución de anular tales cargos honoríficos, de lo que no informó en la Junta General.
 
También hubo un debate sobre el voto electrónico, propiciado por nuestra Asociación, y nos enteramos allí de que la Junta de Gobierno ha suscrito un acuerdo con una compañía para implantarlo. Esperemos que esta vez lo hagan mejor y que no resulten derrotados cuando soliciten la aprobación de la próxima Junta General, la cual es preceptiva para la implantación de dicho voto electrónico, de acuerdo con los Estatutos del ICAM.
 
Raúl Ochoa
 
Hubo también un punto de fricción, esta vez menos virulento, por el veto a uno de los profesores más prestigiosos del turno de oficio, que fue negado por la Junta de Gobierno y que dio lugar a que los miembros de nuestra Asociación Abogados por un COLEGIO-ético abandonara también la sala en bloque, a eso de la 1:15 de la madrugada.
 
Conclusión
 
En definitiva, y ahora expresamos nuestra opinión tras la narración sucinta de los hechos, una Junta General que demostró que el divorcio entre las bases que ilusionadamente votaron a la Junta de Gobierno actual y dicha Junta empieza a ser palpable, que no acogió favorablemente la propuesta estrella de esta Junta de Gobierno en cuanto a la externalización del Servicio Médico, que consistía en pasar este servicio a una compañía privada aseguradora y dejó claramente establecido que los abogados quieren continuar con un sistema de previsión de salud lo más parecido posible al que actualmente reciben del Servicio Médico del ICAM, con especial atención a los que más necesitan de ese servicio y que, finalmente vio con estupor cómo desde la mesa se repetían comportamientos que en el programa de gobierno que llevó al poder a la actual Junta de Gobierno se calificaban como inaceptables cuando eran otros quienes se comportaban de ese mismo modo.
 
Esperemos que esta Junta haya servido para que la Junta de Gobierno entienda que no hay ninguna campaña contra ella, sino una campaña de los colegiados de Madrid para que retornen a la senda prometida en su programa electoral y cumplan con transparencia, diligencia, eficacia y rapidez los compromisos electorales que les auparon hasta donde ahora se encuentran.
 
Joaquín Ramón López-Bravo
Abogado y Periodista
Fundador y Portavoz de Abogados por un COLEGIO-ético
www.colegio-etico.es
Sígueme en Twitter @lopezbravojr

, , , , , , , , , , ,

10 Respuestas a Crónica de un divorcio anunciado

  1. Martin 20/12/2013 en 1:49 pm #

    Impresionante resumen y detalle de la Junta de ayer, por motivos laborales no pude asistir. Según pude leer en el mundo ya se habían retirado los nombramientos de decanos honoríficos a Francisco Franco Bahamonde y a José Antonio Primo de Rivera pero como colegiado no tenia conocimiento, así como no tengo conocimiento de muchas actividades, los criterios de selección de proveedores para determinados servicios del ICAM, me pregunto; por que no ser transparentes y comunicar a los colegiados todos los servicios que presta así como el criterio tomado para decidir por tal o cual proveedor, o será que hay algo oculto?
    Está claro que la Junta de ayer será declarada nula por los Tribunales.

  2. Maria 20/12/2013 en 2:54 pm #

    Ayer estuve, era la primera que iba y la ultima. Insultos, chascarrillos, parecía una Junta de Vecinos de un barrio de bajo nivel cultural e intelectual. Ataques y calificativos entre el tesorero con otro representante, la Decana gritando, compañeros parándose e increpando ofuscados por las razones que daba la Decana. Verdaderamente surrealista.
    Los compañeros preguntaban directamente y la Junta respondía con generalidades y sin concretar nada, se les volvía a preguntar y no tenían la información aun no salgo de mi estupor, asombro y vergüenza.

  3. Estrella Lopez 20/12/2013 en 2:56 pm #

    Vergüenza, vergüenza, vergüenza!!!!

  4. Pablo A. 20/12/2013 en 2:59 pm #

    Ayer vi a muchos trabajadores del ICAM, la Junta terminó casi a las dos de la mañana, me pregunto, quien de estos trabajadores habrá ido a sus puestos de trabajo en condiciones?Teniendo en cuenta los limites que establece el Estatuto de los trabajadores para el descanso entre jornada y jornada laboral?.
    Como hicieron para regresar a sus casas a esas horas?

    • cuántolisto 08/06/2014 en 10:12 am #

      Menuda tontería! pues volverían en coche o en taxi, que estamos hablando de Madrid no de Siberia. Si lo que quieres es reivindicar a los trabajadores del ICAM te diré una cosa: por un día que trabajen de verdad no les va a pasar nada, panda de privilegiados y encima os quejáis.

  5. Raquel 20/12/2013 en 9:57 pm #

    Por que los colegiados no tenemos acceso a toda la información referente a nuestro colegio?
    Acaso no tenemos el derecho de ACCESO A LA INFORMACION??
    Por que tenemos que esperar a cada junta para enterarnos lo que esta pasando en nuestro colegio?

  6. Luis Lopez 20/12/2013 en 10:15 pm #

    Particularmente me pareció que la Decana supo llevar la Junta no dejándose amedrentar ni presionar.

  7. Luisa Franch 21/12/2013 en 10:59 am #

    Como Martín creo que falta trasparencia no se nos informa de criterios de seleccion de proveedores. Tal y como algun compañero apuntó, hay muchos servicios que el ICAM requiere que podrian ser prestados por colegiados, no siempre por las mismas firmas o mismas auditoras.
    Soy auditora, y te aseguro que las facturas presentadas bien merecen una reunión previa con el tesorero del organismo al que estas auditando,para aclarar posibles discrepancias con las facturas antes de llamarle mentiroso en la Junta.

  8. Jorge González 21/12/2013 en 12:21 pm #

    Coincido con Raquel : Información = Transparencia

  9. Maria S. 22/12/2013 en 12:38 pm #

    Es posible solicitar al Tribunal de Cuentas que intervenga en el ICAM?. Particularmente no creo que haya ningún problema, no?

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR