El arbitraje societario no convence a los abogados de empresa

sillas-ICAM-649x311px

El arbitraje societario no convence a los abogados de empresa.
 
V.Moreno
 
Los constantes cambios legislativos provocan una gran incertidumbre frente a este sistema de resolución de conflictos en las compañías. Tampoco convence su coste ni el tipo de sentencias que emiten los árbitros.
 
En mayo de 2011, el legislador convirtió el arbitraje societario en una realidad normativa a través de la reforma de la Ley de Arbitraje 11/2011 (LA). Sin embargo, después de algo menos de tres años, esta herramienta de resolución de conflictos entre las sociedades y sus socios o simplemente entre estos últimos sigue sin convencer a las compañías españolas, y su uso es más bien testimonial.
 
Pero, ¿qué es lo que está aplazando realmente su utilización? Rafael Illescas, catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad Carlos III de Madrid, cree que hay diversas razones, pero la más importante es la falta de seguridad jurídica que existe en torno a este sistema.
 
“Aunque el arbitraje societario ha sido incluido en la LA, la titubeante jurisprudencia sobre la materia y los próximos cambios legislativos –como lo que aparece reflejado en la propuesta de Código Mercantil o en el anteproyecto de Reforma de la Ley de Sociedad de Capital–, no le otorgan al arbitraje societario suficiente estabilidad para que resulte una solución segura para las empresas y sus socios”, explicó Illescas durante la jornada Nuevas fronteras del arbitraje, organizada por la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (CIMA) y el Colegio de Registradores de España.
 
Cláusula
 
Justamente, esta inseguridad jurídica impulsa a que muchos abogados no aconsejen a las empresas a integrar esta cláusula en sus estatutos. “El legislador ha añadido una importante dificultad para poder llevarlo a cabo, y es que, para modificar estos estatutos, habrá que contar con una mayoría reforzada, es decir, de dos tercios de los votos correspondientes a las acciones en que se divida el capital social, lo que es complicado“, apunta Cristian Gómez, director de la asesoría jurídica de Isolux Corsán.
 
En este sentido, hay que destacar que varios de los expertos reunidos en el acto son contrarios a este tipo de arbitraje derivado de la inclusión de una cláusula estatutaria. Tanto estos, como otros prestigiosos juristas miembros de la Comisión de Codificación, como Manuel Olivencia, consideran que este sistema puede privar al socio que no aprobó la cláusula del derecho de la tutela judicial efectiva, garantizada por el artículo 24 de la Constitución.
 
Estados Unidos
 
El decano del Colegio de Registradores, Gonzalo Aguilera, explicó que aunque este sistema no goza de un gran éxito aquí, el 80% de los abogados de EEUU prefiere el arbitraje para resolver los litigios de manera eficaz, rápida y económica.
 
Otro aspecto relevante para que el arbitraje societario no haya calado en el tejido empresarial como vía para resolver los conflictos es la falta de conocimiento y de familiarización que existe en relación con este sistema.
 
Poca gente conoce realmente cómo se desarrolla el proceso y no está familiarizado con él, al contrario de lo que ocurre con las causas que se presentan ante un juez. Es necesario que las cortes de arbitraje sean más visibles, transparentes y accesibles, que expliquen su labor y que aporten todo tipo de información a las personas que acudan a ellas. Al fin y al cabo, deben convertirse en una suerte de empresa que aporta un servicio a un cliente y no en un fabricante de laudos”, comenta Juan Manuel Ruigómez, secretario del consejo y jefe de asesoría jurídica de Xfera Móviles Yoigo.
 
A estos problemas iniciales y de peso, los expertos añaden otros dos: las sentencias equitativas y el coste del arbitraje. “La mayor parte de los fallos emitidos por un árbitro terminan siendo lo que podríamos llamar sentencias equitativas. Es decir, que no dan la razón de manera clara a una de las partes. Cuando un empresario está convencido de que todas las alegaciones que aporta son ciertas, espera que alguien le dé totalmente la razón, como ocurre habitualmente en un juicio“, añade Ruigómez.
 
Otra pega al arbitraje societario es el coste que implica. Según explicaron varios de los ponentes de la jornada organizada por CIMA y el Colegio de Registradores de España es que el gasto sólo sería rentable, frente al coste de un juicio, si la causa llegase a dilatarse más allá de un año.
 
Aspectos positivos
 
Entre los aspectos positivos de este arbitraje, hay que destacar que se trata de una herramienta en la que priman la confidencialidad, la flexibilidad y la rapidez.
 
Además, y como explica un informe del Club Español del Arbitraje (CEA), en el caso en el que no haya acuerdo entre las partes para nombrar a un árbitro, será la institución arbitral quien lo designe.
 
Para que este nombramiento sea transparente e imparcial se debe apostar por elaborar una lista de candidatos. Si tampoco se llega a un acuerdo, el CEA aconseja que la institución sea totalmente transparente en su designación.

, , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR