Infausto o el dominio de la lengua y la oratoria

infausto
Infausto o el dominio de la lengua y la oratoria.
 
Joaquín Ramón López Bravo – COLEGIO-ético
 
Tras el uso de “apócope” por parte de la Decana del ICAM, vuelve a sorprendernos con el dominio de la riquísima lengua de Cervantes en su afilada oratoria. Y en la presentación del CLUB ICAM ha calificado el trabajo del equipo que ha hecho posible el CLUB ICAM de “Infausto”.
 
Caben tres posibilidades.
Primera, que la Decana ignore el significado de infausto.” Desgraciado, infeliz.” Según el DRAE.
Segunda, que, conociéndolo, piense que el equipo se ha sentido infeliz y/o desgraciado al llevar a cabo tan ingente (¿infausta?) tarea.
Tercera, por la que nos inclinamos conociendo los antecedentes de nuestra queridísima Decana: Que haya practicado un juego de palabras, un calambur con guiño literario y quiera decir que el trabajo es In (en, dentro de, relativo a) Fausto (el personaje de la leyenda clásica germana que pactó con el diablo para conseguir el conocimiento ilimitado y los placeres mundanos).
Nos diría con ello que la Junta ha pactado con el diablo (o está dispuesta a hacerlo) a cambio de conseguir el conocimiento ilimitado que pone a disposición de nosotros, pobres mortales, a través del CLUB ICAM. Los placeres intuimos que se los guardó la Junta pero no debemos ser avariciosos. Estamos viendo constantemente que todo el mundo con algo de poder en este país puso la mano para recibir “lo suyo”. Y en este caso se trataría de intangibles, que no entrarían en ninguna cuenta corriente, y que arreglarían el cuerpo, qué caray, que falta nos hacen unas alegrías.
 
Lo cierto es que si accedes a la página de ICAM, sección “servicios al colegiado” http://web.icam.es/page/3/Servicios_a_Colegiados verás que existe un apartado “Club ICAM. Pero ojo con el navegador que accedas porque según sea uno u otro, podrás hallar diferentes apariencias. Por ejemplo si accedes con FIREFOX verás esta apariencia:
 
Infaust1
 
Acceder a las ventajas, sólo tienes que pulsar en cada uno de los recuadros (Ventajas profesionales, Ventajas personales, Club de ocio, Ordenar las ofertas) y se te desplegará un menú. Pero ¡oh sorpresa! Los menús se despliegan, pero no se repliegan. “Sempre avanti” replegarse es de cobardes:
 
Infaust2
 
Bueno, no es del todo cierto. Si desplazas el cursor a otro lugar de la pantalla, incluso aunque no pinches, los menús se repliegan.
 
Otro tanto ocurre si utilizas el navegador Google Chrome. Los desplegables pueden quedarse en pantalla casi permanentemente (salvo que muevas el cursor fuera de los menús de las ofertas). Pero al menos se despliega el menú y se mantiene abierto a la espera de que elijas una de las opciones, lo que no ocurre si utilizas INTERNET EXPLORER. Si usas este extendido buscador, puedes andarte listo a la hora de pulsar en el desplegable. En unos tres segundos aproximadamente desaparecen las opciones si os movéis a intentar pinchar en una de ellas, y puedes estar pinchando sin querer un anuncio de los servicios de portada.
 
Además en la presentación se nos contó que en la misma web había “un correo electrónico” (imaginamos que se refería a una dirección de correo electrónico) donde poder dirigir ofertas de empresas (suponemos que también despachos) que nos ofrecieran ventajas por el simple hecho de ser colegiados. Juramos que hemos buscado esa dirección de correo electrónico con auténtica buena fe. Pero no hemos sido capaces. Es verdad que existe un “Buzón de sugerencias, pero ese buzón nos ha resultado un poco confuso. Parece que el CLUB ICAM es un servicio de nuestro colegio a nosotros, colegiados. Pero al pinchar en el Buzón de sugerencias se nos abren dos posibilidades, una si somos Colegiados y otra “Si usted NO es Colegiado del ICAM, por favor, escriba las letras del siguiente cuadro y pulse Siguiente para acceder al formulario de Consultas.
 
Y claro nosotros que somos inocentes no entendemos, primero, cómo el CLUB ICAM está incluido entre las secciones de acceso libre a la web del ICAM (ciertamente dentro de la sección “servicios a colegiados”, pero en ella puede pulsar cualquiera) y segundo cómo se da acceso a los no colegiados. Si no se pueden beneficiar de las ofertas que son exclusivas para los colegiados, ¿para qué quieren acceder a facilitar sugerencias? Será que pensamos mal de las personas y que todo el mundo está dispuesto a dar informaciones y opiniones que mejoren sensiblemente algunos servicios aunque quien dé esas informaciones y opiniones no puedan beneficiarse de tales servicios, y de hecho les traigan al pairo los servicios sobre los que opinan. Ciertamente somos unos mal pensados y las personas participan activamente incluso en lo que no les atañe. Es una constatación evidente que no requiere demostración.
 
En fin, volviendo al fastuoso acto de presentación del “infausto trabajo” (Decana dixit) del CLUB ICAM, es de agradecer que alguien se preocupe por mejorar la calidad de vida de los abogados madrileños. Y si ese alguien es el Colegio, el aplauso debe ser cálido y sincero. Por ello, ese acto no era el lugar para preguntarles a los miembros del Banco de Sabadell presentes en el mismo en qué se diferencia la “oferta exclusiva” a los miembros del ICAM de la general que parece en su propia web, aspecto este que hemos tratado en nuestro artículo El Club ICAM.
Tiempo habrá y no tiene sentido empañar un momento de gloria “infausta”.
 
Estamos casi seguros que si el diablo cojuelo o los diablillos del delicioso cuento de Tolstoi “Iván el imbécil” volvieran a este nuestro Madrid tentarían a nuestro ICAM para que sus actos fueran In-Faustos y todos los colegiados alcanzáramos el conocimiento ilimitado (que con los cambios legislativos, el hipérbaton normativo reinante con modificaciones de una tacada de veinticinco leyes, la desconcertante jurisprudencia y un largo etcétera buena falta nos hace) y nos cayera algún placer mundano, aunque fuera solamente el de la risa, ese placer que, al decir de Jorge de Burgos, el inefable fraile lúgubre y ciego (no sólo físicamente) de “El nombre de la Rosa”, es el origen de todos los males de la humanidad. Placer diabólico que será otorgado por el demonio “in-fausta-mente”.
 
Joaquín Ramón López Bravo
Abogado y Periodista
Portavoz de la Asociación Abogados por un COLEGIO-ético
Sígueme en Twitter: @jarlob
Abogados por un COLEGIO-ético [www.colegio-etico.es]
Síguenos en Twitter: @COLEGIOetico

, , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR