La digitalización de los bufetes

rodin-robot

La digitalización de los bufetes, el gran desafío del sector

Por SERGIO SAIZ / EXPANSIÓN

Los despachos de abogados revisan sus estructuras y procesos internos para estar preparados ante la llegada de la inteligencia artificial y responder a las nuevas formas de relacionarse que exigen los clientes.

PREGUNTAS
1– ¿Cuáles son los principales retos del sector a corto plazo?
2– ¿Qué cambios y transformaciones deberán acometer las firmas legales a medio plazo?
 
La transformación digital ya es una realidad en gran parte del tejido empresarial. Por eso, los despachos de abogados ya no se resisten a adoptar los cambios que ya han implementado sus clientes y se preparan para afrontar una evolución radical en sus estructuras, abrazando la robótica o la inteligencia artificial.

Esta mentalidad les servirá también para afrontar otro reto a corto plazo: la gestión y la retención del talento más joven, que llega a las firmas de abogados imponiendo un nuevo estilo de management laboral.
 
Fernando Vives – Presidente ejecutivo de Garrigues
“El ‘legaltech’ es una realidad”

1- El tirón de la economía española y la mayor actividad empresarial que genera van a ser muy exigentes con la actividad de los despachos dedicados al derecho de los negocios. La capacidad para abarcar operaciones complejas e internacionales que van a surgir cada día y las nuevas necesidades legales de las empresas en todas las áreas serán clave. Eso convierte de nuevo a la internacionalización en uno de los ejes de futuro de los despachos españoles, con el valor añadido de poder dar un servicio integral y de calidad en cualquier parte del mundo.
2- La aplicación de las nuevas tecnologías en la gestión y el funcionamiento de los despachos sigue siendo el gran reto del sector. Cuestiones como la robotización o la automatización de los procesos de gestión, en busca de ahorro de tiempo y mejora de la calidad del servicio, van a marcar la pauta a medio plazo. El legaltech es una realidad, pero para aprovechar todo el valor que pueda ofrecer es necesario analizar primero bien todos los procesos internos y los trabajos que se realizan en los despachos. Además de las inversiones y el compromiso con la innovación, la aplicación inteligente de la tecnología obliga a tener de forma constante una mentalidad abierta a los cambios, por disruptivos que parezcan.
 
Rafael Fontana – Presidente ejecutivo de Cuatrecasas
“Atraer el talento ‘Millennial”

1- El sector legal está experimentando un proceso de cambio acorde a una economía y un mercado más globalizados y la propia evolución de la profesión. Los despachos tenemos el reto de convertirnos en auténticos players globales, capaces de seguir ofreciendo servicios de máximo valor en cualquier jurisdicción y materia, especialmente las de nuevo acuño, como la que se deriva de la digitalización de las empresas. En esta nueva realidad, uno de los principales retos a los que nos enfrentamos es la atracción y motivación del talento Millennial, que se rige por unas pautas diferentes a las que los despachos estábamos acostumbrados. La irrupción de la tecnología es otro reto por abordar. Tenemos que ser capaces de usar las nuevas herramientas digitales para simplificar procesos, ser más eficientes y concentrarnos en los servicios que aporten mayor valor.
2- Los despachos estamos en un proceso de cambio constante para adaptarnos a las nuevas demandas del mercado, cada vez más complejo y global. Muchos de estos cambios vienen impulsados por la incorporación de profesionales más jóvenes. Debemos acometer cambios culturales orientados a flexibilizar los horarios sin mermar la calidad del servicio. Al mismo tiempo tenemos que introducir cambios en la carrera de los abogados que la haga más atractiva. Por último, la tecnología, la innovación y una mejorada gestión del conocimiento serán claves para aportar mayor valor en nuestro asesoramiento.
 
Luis de Carlos – Socio director de Uría Menéndez
“La capacidad de adaptarse es clave”

1- Los principales retos se verán afectados por el contexto político, así como por la evolución económica de los mercados globales. La transformación digital tendrá un peso importante, así como la llegada al mercado laboral de una generación muy distinta a las conocidas anteriormente. Por último, las políticas de internacionalización de las firmas serán determinantes.
2- Los cambios vendrán marcados por los avances tecnológicos y la transformación digital. La capacidad de adaptarse con rapidez y eficiencia, utilizando las nuevas herramientas disponibles (inteligencia artificial o aumentada), pero manteniendo el aporte de valor añadido, será un factor determinante.
 
Joaquín Latorre – Socio director de PwC Tax & Legal Services
“La regulación de empresas cada vez es más compleja”

1- Si hay un reto significativo es la mayor actividad normativa y legislativa. Las empresas son conscientes de que tienen una regulación cada vez más compleja, donde la gestión de riesgos ha cobrado gran protagonismo. Ni los despachos ni los clientes trabajamos como antes. Y eso supone un ejercicio de adaptación. Por un lado, las empresas están inmersas en la transformación de sus modelos de negocio, que gira sobre el vector digital, algo a lo que tampoco son ajenos los bufetes. Por otra parte, la internacionalización se impone, algo que influye directamente en el perfil de abogados que buscan los clientes.
2- El cliente tiene claro lo que necesita: una solución global. Incluso exige a su asesor que se adelante a los posibles problemas que puedan surgir en el futuro. La forma de trabajar clásica por prácticas no va a desaparecer pero, al mismo tiempo, se impone una especialización por industrias con equipos integrados por profesionales de perfiles que abarquen todas las áreas del Derecho. Además, habrá que saber integrar el uso de las nuevas tecnologías en nuestra práctica habitual, de forma que seamos más eficientes y ofrezcamos soluciones mucho más potentes.
 
Francisco Uría – Socio principal de KPMG Abogados
“Hay que ofrecer soluciones integradas”

1- El principal reto será enfrentarse a un entorno regulatorio muy cambiante, en un mundo globalizado con incertidumbres políticas y económicas que afectan de manera relevante a los clientes, que están en proceso de transformación y abiertos a las nuevas tecnologías. Habrá que ofrecer soluciones integradas a los clientes, innovadoras, de alto valor añadido, acompañadas en muchos casos de aplicaciones punteras y con precios competitivos.
2- Una de las claves para los despachos pasa por incrementar la eficiencia en la prestación de servicios, lo que necesariamente implica una nueva forma de hacer las cosas. La estandarización de ciertos procesos, la innovación y la digitalización están produciendo cambios significativos en el funcionamiento y gestión de los despachos. El uso de la tecnología transforma la manera de trabajar con una conectividad impensable hace unos años.
 
Luis Fernando Guerra – Socio director de Deloitte Legal
“Contar con el mejor talento”

1- El mercado legal sigue en una profunda transformación marcada, en gran medida, por la digitalización y la irrupción de competidores con nuevos modelos de negocio. Debemos adaptarnos y anticipar soluciones diferentes. Los clientes piden cercanía y que les escuchemos y entendamos para poder adelantarnos a sus necesidades. La excelencia técnica ha dejado de ser por sí sola un elemento diferenciador frente al resto de despachos a medida que las necesidades de los clientes evolucionan. Otro de los grandes retos son las personas. Los despachos debemos ser conscientes de la nueva realidad y de los nuevos profesionales que llegan, con distintas inquietudes que, en la medida de lo posible, debemos conocer y adaptar para poder contar con el mejor talento, sin perder el rumbo de nuestra estrategia de negocio.
Debemos conocer el nuevo talento, cuáles son sus inquietudes, qué les mueve, escucharles y hacer posible que convivan con nuestra estrategia, planes y discursos.
2- Sin duda, seguimos trabajando con el impacto que suponen las nuevas tecnologías tanto en los servicios que prestamos como en la manera en la que nos relacionamos con el mercado. Esto supone una reflexión profunda en nuestros procesos y modelos de negocio y de organización.
 
Federico Linares – Socio director de EYAbogados y consejero delegado de EY
“Ofrecer un servicio global”

1- Los despachos tienen entre sus principales retos el ofrecer un asesoramiento global, multidisciplinar e integrado a todas las empresas, especialmente a aquellas con gran presencia en el exterior y que desarrollan su actividad en jurisdicciones muy diferentes. Los incesantes cambios normativos y la incertidumbre que producen hacen, además, cada vez más necesario el asesoramiento especializado y global que ayude a las organizaciones a afrontar estos retos. La captación y retención del mejor talento, así como la innovación y transformación digital, se perfilan como retos fundamentales. El desarrollo y potenciación de herramientas tecnológicas y de robotización permitirá, entre otros, que los profesionales del Derecho puedan liberarse de los trabajos más rutinarios para centrarse en aquellos más intelectuales y de mayor valor.
2- El sector contará cada vez más con perfiles diversos que, con una formación complementaria en Derecho, sean capaces de aportar una visión de conjunto del sector y de las necesidades técnicas y de negocio de los clientes. Asimismo, el conocimiento de herramientas tecnológicas y de análisis de datos serán otras de las competencias que contribuirán positivamente al funcionamiento de los despachos en el medio plazo.
 
José María Alonso – Socio director de Baker McKenzie en Madrid
“Optimizar la gestión”

1- El sector legal continúa profundizando en la optimización de la gestión para ser más competitivos y mejorar el nivel de valor añadido al cliente. La transformación digital impulsará aún más la colaboración de los profesionales de los despachos y la gestión del conocimiento. Las plataformas digitales ayudarán cada vez más en nuestra actividad. El asesoramiento multijurisdiccional, allí donde estén las inversiones y operaciones de los clientes, es un imperativo al que las firmas han de responder. Los despachos nos encontramos además con retos en materia de RRHH, en particular para la retención del talento.
2- Se aprecia una tendencia de cambio en los perfiles profesionales. El entorno económico, particularmente su globalización y digitalización, hacen necesarios perfiles muy adaptados a las exigencias del sector, destrezas comerciales, buenas aptitudes tecnológicas y una clara perspectiva global.
 
Jaime Velázquez – Socio director de Clifford Chance
“La IV Revolución Industrial”

1- No bastará con ser excelentes y conocer profundamente el negocio de nuestros clientes. Además, la integración de la llamada IV Revolución Industrial será clave para el sector legal. El aprovechamiento de las nuevas tecnologías y de la inteligencia artificial (IA), así como la implementación de nuevos procesos para optimizar su aplicación son fundamentales en los servicios legales del siglo XXI.
2- Es un imperativo la implementación de procesos dirigidos a automatizar y producir determinado tipo de documentación de manera ágil para concentrarse en el trabajo más sofisticado y de mayor valor añadido y así asegurar la calidad del producto final y el uso de herramientas de IA.
 
Íñigo Berricano – Socio director de Linklaters
“Aumenta la exigencia”

1- La revolución tecnológica que ya podemos atisbar va a hacer que el modelo de negocio de los clientes cambie y, con ello, la naturaleza del asesoramiento que van a requerir. Van a surgir, además, nuevos clientes no necesariamente en Europa o en EEUU, con culturas dispares y exigencias diferentes. Otro reto para el sector va a ser la gestión del talento: atraer profesionales diversos. Con la implementación de la IA en los despachos, se van a valorar otras aptitudes de los abogados; no sólo contarán sus conocimientos técnicos, sino también su capacidad de adaptación al cambio y sus conocimientos de programación.
2- La exigencia de los clientes va a ser aún mayor porque ellos mismos van a ver aumentada su exigencia interna y externa. En consonancia, van a demandar, cada vez más, la disponibilidad e inmediatez en el asesoramiento legal -rápido y sencillo- y en la eficacia en la ejecución de sus operaciones.
 
Carlos Rueda – Socio director de Gómez-Acebo & Pombo
“Bufetes más predictivos”

1- Mucha de la innovación vendrá de la mano de la tecnología: plataformas comunes con clientes, procesos de internacionalización, legal project management… y eso implica tener abogados con más competencias y formados en más disciplinas que la jurídica. Las firmas debemos ser más predictivas que reactivas, dibujando posibles escenarios y riesgos legales. El reto está en saber formar en estas nuevas disciplinas complementarias y crear ese perfil de abogado que se diferencia en el mercado.
2- Enfoque a la optimización de procesos, eficiencia en el coste y aportación de valor, algo que los despachos ya empezamos a medir. Además, llegarán nuevos modelos de empresas de servicios jurídicos, algunas en formato virtual. La inteligencia artificial seguro que también tendrá un gran impacto en nuestro sector, pero la entendemos como una herramienta para el abogado, no como un sustituto.
 
Alfonso Carrascosa – Presidente de Legálitas
“Dar soluciones inmediatas”

1- La modernización del modelo es una necesidad y todos los despachos debemos apelar a la innovación. Ser capaces de prestar servicios plenos en cualquier parte del mundo gracias a la tecnología; la digitalización es indispensable; y personalizar los servicios será la clave que nos diferencie. Ya no vale poner un anuncio genérico en la puerta y esperar a que nos llamen.
2- La multicanalidad. Los despachos estamos obligados a abrir nuestras puertas y facilitar nuevas vías de contacto bidireccionales. Asistencia jurídica para todo el mundo y mejorar el tiempo de respuesta: soluciones inmediatas.
 
Lucas Osorio – Socio director de Hogan Lovells
“Los ‘Millennials’ son una generación exigente”

1- Si se confirma la recuperación económica, las empresas deberán incrementar su expansión internacional, y el principal reto de los despachos debe ser acompañar a los clientes en estos procesos. Otro desafío al que se enfrenta la abogacía de los negocios es ser capaz de adaptarse a las nuevas generaciones, tanto entre los clientes como en los abogados de la firma. Los Millenials son una generación exigente, muy informada y con aspiraciones amplias. Entender las demandas de estos nuevos clientes y su forma de trabajar va a ser clave para cualquier despacho.
2- Los principales cambios vendrán de la mano de la aplicación de las TIC. La demanda de flexibilidad laboral de las nuevas generaciones va a implicar que las firmas tengan que procurar medios que permitan el trabajo en remoto y las jornadas flexibles para sus empleados, lo que supondrá un esfuerzo en la creación de procesos y coordinación de equipos. Por otro lado, los clientes quieren, cada vez más, tener acceso a sus abogados y a sus asuntos en todo momento y desde cualquier lugar, lo que implica que tengamos que implementar las herramientas necesarias para facilitar este acceso.
 
Antonio Vázquez-Guillén – Socio codirector de Allen & Overy
“La globalización es irreversible”

1- El mapa geopolítico va a seguir en constante movimiento, especialmente hasta que se estabilice la salida de Reino Unido de la UE. Además, la estrategia que sigan los principales protagonistas de los mercados financieros va a obligar a los despachos internacionales a estar muy atentos para adaptar sus servicios. La evolución tecnológica va a marcar sin duda la agenda de las firmas. La inteligencia artificial y los sistemas y métodos de prestación de servicio avanzado constituyen un reto muy importante.
2- Uno de los aspectos fundamentales que va a afectar a los despachos es el que se refiere al trabajo flexible y al uso de las tecnologías. Además, la globalización sigue siendo un proceso irreversible. Esto implicará que los grandes bufetes sigan evolucionando hacia métodos de gestión que prioricen la prestación de servicios de asesoramiento integral y de valor añadido.
 
Íñigo Sagardoy – Presidente de Sagardoy Abogados
“Eficacia en la gestión”

1- Creo que los dos principales retos en el sector legal para los próximos ejercicios van a ser la globalización de la abogacía de los negocios y la adaptación de los despachos a las nuevas formas de trabajo de los clientes donde se requerirá un servicio de mayor valor añadido y especialización.
2- Algunos de los principales cambios serán la búsqueda de perfiles de abogados que tengan múltiples competencias -no sólo habilidades técnicas- y la eficacia en la gestión de los recursos dada la disminución de los honorarios por parte de los clientes.
 
Pedro Pérez-Llorca – Socio director de Pérez-Llorca
“Abordar correctamente la inteligencia artificial”

1- Un gran reto es abordar correctamente el cambio tecnológico que ya está ocurriendo en torno a la inteligencia artificial. Esto requiere abrirse a la novedad, cambiar la cultura de la organización, elegir bien las soluciones que se adoptan y no tirar el dinero. El otro desafío que destacaría es el de la gestión del talento en un mercado lleno de oportunidades para los abogados jóvenes y no tan jóvenes, y donde la mayoría de los clientes eligen personas y equipos, no marcas ni redes.
2- Tenemos dos modelos de negocio en el sector legal cada vez definidos con mayor claridad: la firma global con la ambición de hacer derecho de los negocios en casi todas las plazas relevantes, y el despacho independiente que tiene la ambición de alcanzar la excelencia en las prácticas clave en su mercado (el nuestro es éste). La gestión y funcionamiento de una firma global y la de una independiente son muy distintas. No sabemos cuál será el modelo ganador, ni siquiera sabemos si habrá un modelo ganador. Pero en los próximos años veremos con más claridad cómo afloran las limitaciones y las dificultades de gestión de uno y otro.
 
Hugo Écija – Socio fundador de Ecija
“Tecnología para ser más eficiente”

1- Los principales retos parten de la globalización y la necesidad de adaptarse a un cliente cada vez más internacional que demanda un servicio jurídico más especializado. Además, la transformación digital que atraviesan la gran mayoría de empresas de todos los sectores dará lugar a que el abogado que domine no sólo el mercado, sino también el entorno digital, sea considerado como un verdadero socio jurídico.
2- El punto de inflexión es la gestión de un despacho como una empresa. El uso de tecnología que fomente la profesionalización, dando lugar a la automatización de procesos y la obtención de una máxima eficiencia, repercutirá positivamente en la calidad y la agilidad del servicio.
 
Pilar Menor – Socia directora de DLA Piper
“Hay que fomentar el trabajo flexible”

1- El sector legal se enfrenta en la actualidad a varios retos muy importantes: un entorno en constante evolución; la necesidad de acometer cambios por la transformación digital; ser capaces de centrarnos en los servicios de mayor valor añadido; la llegada de los Millennial, que demandan nuevas condiciones de trabajo; la globalización de la economía; y una mayor sofisticación de los clientes a la hora de contratar y abonar servicios legales.
2- A corto plazo los despachos de abogados necesitamos fomentar la diversidad, los entornos de trabajo flexible y los planes de carrera alternativos para adaptarnos a las demandas de la nueva generación de letrados, que requiere un nuevo estilo de liderazgo.
 
Miguel Riaño – Socio director de Herbert Smith Freehills
“Veremos cada vez más trabajo en remoto”

1- El principal reto seguirá siendo el de ser capaces de aportar cada vez más valor añadido. Esto tiene diferentes vertientes: la capacidad de dar servicio integral a los clientes y de seguirles en sus procesos de internacionalización, anticipar sus necesidades jurídicas, pero también las oportunidades de negocio, posicionarnos correctamente en los conflictos y, muy importante, ser más eficientes (por ejemplo, por un lado, mediante la estandarización y provisión a menor coste de los servicios jurídicos de menor valor añadido y, por otro lado, la capacidad de compartir el riesgo y, por tanto, el mayor beneficio en los asuntos más relevantes).
2- Tendremos que ser capaces de buscar un mayor equilibrio entre la necesidad de continuar dando el mejor servicio al cliente pero, al mismo tiempo, dar respuesta a las necesidades vitales de nuestros mejores profesionales. Así, veremos cada vez más puestos de trabajo part-time y/o en remoto y progresiones de carrera más flexibles según el momento vital de los abogados. El papel de la tecnología será muy importante para facilitarlo y para seguir manteniendo el contacto permanente entre nuestros abogados y los clientes, por ejemplo, mediante apps que canalicen estas relaciones.

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR