Los nuevos dominios globales (gTLD).-2ª parte-

imageweb
Los nuevos dominios globales (gTLD).-2ª parte-
 
Los nuevos gTLD.
 
Fruto del acuerdo alcanzado en la citada reunión de París, y tras cuatro años de discusiones acerca del procedimiento más adecuado para esa apertura de Internet a nuevos dominios, se llegó a un consenso acerca de qué podría constituir dominio de primer nivel, cómo sería la asignación, qué requisitos técnicos deberían cumplirse y en definitiva todo lo que suponía la modificación de la arquitectura hasta esa fecha conocida de los nombres de dominio de primer nivel (7). Así se redactó la guía del solicitante (8) destinada a recoger todos estos aspectos así como los pasos que se irán dando para la aprobación de los nuevos gTLD.
 
El elevado coste de los dominios (185.000 US $ de los cuales hay parte no reembolsable, que incluso puede llegar a ser la totalidad del importe, más costes adicionales que se explican en la Guía del solicitante) y de su mantenimiento anual (además de requisitos técnicos de servidores redundantes en diferentes partes del mundo un mínimo de 25.000 US $ al año que se verá incrementado por el tráfico de datos alrededor de ese dominio) no ha sido obstáculo para quienes estaba interesados en tener ese tipo de dominios. Se da la circunstancia de que para muchos dominios se han presentado más de una solicitud. De hecho, en 2.012 se abrió un periodo de 90 días (del 12 de enero al 12 de abril (9) ) a lo largo del cual se presentaron 1.930 solicitudes para un total de algo más de 1.400 de nuevos dominios. De estas solicitudes se han retirado 241, se han delegado (introducido en la raíz de Internet) 394 y están siendo estudiadas las 1.295 restantes (10) .
 
Los nuevos gTLD se dirigen a una amplísima variedad de fines y objetivos.
Sólo a modo orientativo, los nuevos gTLD podrían dividirse en las siguientes categorías:
 
• Comunitarios: Se dirigen a grupos con intereses u objetivos afines.
• Geográficos: Se dirigen a lugares geográficos, especialmente ciudades y comunidades geográficas.
• Marcas y empresas: Han sido solicitados más de 580 gTLD que identificarán empresas o marcas comerciales.
• Productos, Servicios y Actividades: Están previstos para acoger determinados productos, servicios y actividades específicos, incluyendo actividades solidarias, artísticas, educativas, técnicas, etc.
• Nuevos dominios en caracteres no latinos: Responden, como se ha dicho a las siglas IDN (Internationalized Domain Name) y están compuestos por gran variedad de signos, desde los que simplemente presentan un acento típico en alguna de sus letras hasta los compuestos en caracteres cirílicos, chinos, japoneses, coreanos, árabes, etc.
 
No explicaremos las fases por las que debe pasar el nuevo gTLD hasta ser aprobado. El procedimiento se encuentra detallado en la Guía del solicitante a la que ya nos hemos referido (11) . Baste decir que son sometidos no sólo a un examen puramente administrativo, sino a inspección pública por si existe alguna objeción u oposición, a una evaluación inicial que puede dar lugar a una evaluación extendida, a un procedimiento de resolución de conflictos en el caso en que varias organizaciones hayan solicitado un mismo gTLD, la revisión de la cadena de caracteres para determinar que el gTLD no produce distorsiones en el sistema de nombres de dominio por semejanzas con algunos de los existentes o de las palabras reservadas, y finalmente se delega, es decir, se inscribe en la raíz (root) del sistema para que sea identificado por Internet como un gTLD.
 
Como puede apreciarse, tanto los costes que implica como la complejidad del proceso son elevados y exigen una voluntad clara de obtener el gTLD, lo que a su vez habrá dado lugar a que el solicitante haya examinado cuidadosamente la rentabilidad (económica o de mercadotecnia) de constituirse en propietario de un gTLD.
 
Finalmente, para tratar de evitar el “ciberpirateo” o la “ciberocupación” por terceros se obliga al titular de cada gTLD a que fije procedimientos de recuperación o bloqueo del nombre de dominio obtenido con vulneración de derechos de un tercero. Estos procedimientos deberán estar basados en la UDRP, aunque se ha establecido un procedimiento más rápido y algo más económico, consistente en el bloqueo de un nombre de dominio durante un año si se acredita que vulnera los derechos de un tercero y este tercero inicia el procedimiento oportuno.
 
Así mismo se ha creado una Base de Datos, la Trademark Clearinghouse (TMCH), en la cual podrán inscribir sus marcas los titulares que acrediten que lo son de marcas registradas. Si además de registradas se acredita que las marcas están siendo usadas, el titular de estas marcas recibirá un aviso si alguien intentar el registro de un nombre de dominio en cualquier gTLD que sea idéntico a la marca. Este aviso sólo se envía en relación con los nombres de dominio que se presenten después de la inscripción de la marca, por lo que es muy importante inscribir las marcas propias registradas y usadas en dicha TMCH.
 
Además los titulares de marcas inscritas gozarán de un derecho preferente de inscripción de su marca como nombre de dominio en un gTLD, como explicaremos a continuación. Por otro lado si se ha acreditado el uso al inscribir la marca en la TMCH no será necesario acreditarlo en cualquier procedimiento de reclamación contra terceros por ciberocupación (12).
 
Los nombres de dominio en los nuevos gTLD (13) .
 
Una vez delegado el gTLD, se podrán solicitar nombres de dominio bajo el mismo, normalmente utilizando los servicios de un Agente Registrador. No todos los agentes registradores tendrán acceso a todos los gTLD, y además será necesario tener en cuenta algunas cuestiones determinantes de si se tiene o no derecho a obtener el nombre de dominio.
 
Cada titular de un gTLD ha establecido qué condiciones deberán cumplir quienes quieran tener un nombre de dominio bajo su gTLD. Eso no quiere decir que dicho titular pueda establecer limitaciones caprichosas o que pueda utilizar de forma engañosa un gTLD, por ejemplo haciendo coincidir el mismo con una profesión (i.e. abogado) y no exigir que quien solicite un nombre de dominio bajo ese gTLD pruebe y acredite que está legitimado para actuar como tal, normalmente según la legislación de su país de origen o por algún tratado internacional. Si tales condiciones no se cumplen no será posible tener acceso a un nombre de dominio bajo el gTLD correspondiente.
 
Sí existe libertad para establecer los importes de las tasas para la solicitud de inscripción. Así hay titulares de los nuevos gTLD que exigen altísimas tasas para restringir la inscripción a un club “selecto” de usuarios del dominio, sea por las características propias del mismo dominio (.bank) o por lo que se quiere transmitir desde ese dominio (.luxury).
 
El procedimiento mediante el cual se puede obtener un nombre de dominio bajo uno de los nuevos gTLD y los plazos para ello están descritos en la ya referida guía del solicitante (14) donde se pueden consultar las obligaciones del titular del nuevo gTLD. No obstante resumimos a continuación los plazos desde que el dominio haya sido delegado hasta que cualquier persona pueda solicitar un nombre de dominio bajo dicho gTLD.
 
Una vez ICANN delega el nuevo gTLD, el titular del mismo, antes de abrir a todo el público la posibilidad de obtener un nombre de dominio bajo dicho gTLD, está obligado a otorgar un plazo para que los titulares de marcas puedan solicitar el nombre de dominio idéntico o muy similar a su propia marca, siempre que acrediten ser titulares de las mismas. Las marcas inscritas en la TMCH están libres de la acreditación de titularidad en este periodo, que se ha denominado SUNRISE. Tiene una duración de 60 días, que pueden contarse bien desde el mismo día en que se inicia el periodo o bien desde el día en que se anuncia que se va a proceder a la apertura del mismo, anuncio que debe hacerse al menos 30 días antes de dicha apertura.
 
Finalizado el periodo de SUNRISE el titular del gTLD comprueba si hay más de una solicitud para un mismo nombre de dominio y caso afirmativo, resuelve a quién corresponde. Normalmente el procedimiento será una subasta y se le entregará al mejor postor, pero esto estará regulado en el acuerdo que firmen los solicitantes de nombre de dominio con el titular de gTLD. Acuerdo, por cierto, que siempre (incluso ahora) se firma aunque el solicitante no sea muy consciente de ello.
 
El titular del gTLD puede abrir entonces un nuevo periodo denominado LANDRUSH, durante el cual puede otorgar derechos proferentes a determinadas personas que cumplan ciertos requisitos, habitualmente el pago de unas tasas más elevadas. Este periodo no es obligatorio y no todos los gTLD lo han contemplado.
 
Finalizados ambos periodos, se abrirá al público en general la posibilidad de dominio, pero durante no menos de 90 días las solicitudes estarán sometidas a un procedimiento denominado TRADEMARK CLAIMS. Hay titulares de nuevos gTLD que mantienen abierto el procedimiento durante toda la vida del gTLD. Consiste en que si un solicitante pide un nombre de dominio idéntico a una marca inscrita en la TMCH, recibirá de esta base de datos un aviso de que está intentando obtener un nombre de dominio idéntico a una marca. Si el solicitante decide seguir adelante con su solicitud, la TMCH dirigirá entonces al titular de la marca un aviso de que el solicitante está tratando de registrar un nombre de dominio idéntico a su marca registrada. El titular de la marca podrá entonces iniciar los procedimientos (de transmisión o de bloqueo) que se han habilitado en defensa de los titulares de registros de marca.
 
Como se puede apreciar, el camino es tortuoso y destinado a mantener la defensa de los derechos de los titulares de marcas y otros derechos de Propiedad Intelectual. Y para estos titulares es básico inscribir sus marcas en la TMCH, con el fin de recibir los avisos pertinentes. Y la asistencia de un experto en todo el procedimiento es crucial. Él sabrá cómo afrontar las reclamaciones, qué mecanismos de defensa utilizar, qué nombres de dominio registrar bajo qué gTLD, y en definitiva, actuará como el consultor de nombres de dominio imprescindible para moverse, hoy en día, en este mundo complejo.
 
Joaquín Ramón López Bravo
Abogado y Periodista
Portavoz de la Asociación Abogados por un COLEGIO-ético
Sígueme en Twitter: @jarlob
Abogados por un COLEGIO-ético [www.colegio-etico.es]
Síguenos en Twitter: @COLEGIOetico

————————————————————————————————

(7). http://gnso.icann.org/issues/new-gtlds .
(8). http://newgtlds.icann.org/en/applicants/agb
(9). Aunque por problemas técnicos el plazo se extendió hasta el 20 de abril de 2012.
(10). Datos a septiembre de 2.014. Se puede comprobar la situación de las solicitudes de gTLD en el siguiente enlace: https://gtldresult.icann.org/application-result/applicationstatus
(11). Véase la nota 10
(12). Más información sobre TMCH en http://www.trademark-clearinghouse.com/es
(13). Se puede obtener una información completa en http://newgtlds.icann.org/en/
(14). Véase nota 10

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR