Los países emergentes copan el 60% del arbitraje de inversión

Meg_ICAM-649x311px

Mercedes Serraller-Expansión

La globalización crea nuevos patrones de comercio que diversifican las partes que recurren al arbitraje de inversión en este centro decano. Meg Kinnear, secretaria general del Ciadi del Banco Mundial. La globalización está cambiando el mundo del arbitraje de inversiones. Así lo cuenta Meg Kinnear, secretaria general del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial (Icsid), que ha visitado recientemente Madrid. “Los tipos de casos que vemos también están cambiando. Es interesante observar el aumento de la diversificación de los Estados que participan en una controversia entre un inversor y un gobierno, mientras la globalización cambia los patrones tradicionales del comercio”, explica. La secretaria general del Ciadi añade que “esto sucede en especial porque muchos países son ahora tanto importadores como exportadores de inversión extranjera directa”.
 
Es el caso de América del Sur, que copa un 21% de los arbitrajes; Europa Oriental y Asia Central, un 31%; Asia del Sur y Oriental y el Pacífico, un 8%, y Oriente Medio y África del Norte, un 10%. Estas cifras suponen que si se cuentan los países de cada región, los emergentes copan cerca del 60% de casos. Del mismo modo, apunta Kinnear, “nuestro grupo de árbitros, conciliadores y miembros de los comités ad hoc continúa diversificándose. Por ejemplo, durante el ejercicio fiscal 2012, el 31% de los nuevos nombramientos recayó sobre nacionales de países en vías de desarrollo, y el 9% de los nuevos nombramientos fueron mujeres. En total, 82 personas de 33 países diferentes fueron designados para actuar como árbitros, conciliadores o miembros de los comités ad hoc en los casos Ciadi durante el ejercicio fiscal 2012”, constata.
Preguntada por los efectos de la crisis sobre el arbitraje y si los países europeos están siendo demandados por los inversores cuyos proyectos no se han cumplido, Kinnear recuerda que durante 2012, los Estados de Europa Oriental y Asia Central estaban involucrados en el 26% de los casos nuevos, y los Estados de Europa Occidental lo estaban en el 6% de los asuntos. Respecto a España, la secretaria general del Ciadi destaca que “los árbitros españoles han desempeñado un papel cada vez más importante en los casos del Ciadi, y la participación de los abogados españoles sigue creciendo”.
 
Las estadísticas de este organismo muestran que España es el cuarto país en número de árbitros nombrados en 2012, con ocho, sólo por detrás de EEUU, con 19; Francia, con 12, y Reino Unido, con nueve. Sobre el plan de Ecuador y Argentina para la creación de un Ciadi paralelo, Kinnear cuenta que ha seguido las discusiones acerca de la formación del Unasur, pero no tiene un punto de vista sobre el mecanismo. “Solamente puedo hablar sobre las enormes ventajas que ofrece ser parte de un sistema multilateral como el Ciadi Esta institución tiene 148 Estados contratantes y ofrece a los inversores extranjeros y los Estados receptores de inversiones un centro imparcial, efectivo y accesible para facilitar el arbitraje y la conciliación de las controversias internacionales relativas a inversiones basadas en el tratado del Ciadi”, explica. El arbitraje de inversiones echó a andar en 1968 y el primer laudo emitido en materia de una controversia inversor-Estado fue en 1990. Durante este período, la secretaria general destaca que el organismo se ha convertido en un instrumento importante para que los Estados fomenten los flujos privados de inversión y protejan las inversiones de sus nacionales en el extranjero.
El Ciadi ha administrado más de 80% de los casos. Hay muchas innovaciones en el arbitraje inversor-Estado, destaca Kinnear: “La más notable es el aumento de transparencia. Hay una tendencia hacia la publicación de laudos; acceso público a las audiencias, y los tribunales empiezan a autorizar presentaciones de partes no-contendientes si pueden ser útiles”, apunta. Hay que tener en cuenta, advierte, que es muy distinto del arbitraje comercial regular, ya que los casos se presentan con respecto a medidas tomadas por un Estado: “Pueden plantear cuestiones de importancia pública, y los laudos adversos se pagan con fondos públicos”. “El cumplimiento del laudo es obligatorio” Kinnear advierte de que el Ciadi no recopila estadísticas oficiales sobre la tasa de cumplimiento de los laudos, pero cree que “la tasa global de cumplimiento es alta y sólo algunos laudos siguen pendientes”.
 
Respecto a las medidas adoptadas contra Argentina u otros Estados que no cumplan con los laudos, dice que son “las mismas reglas de cumplimiento se aplican a todos los Estados. El convenio del Ciadi establece claramente que un laudo es obligatorio y que las partes deberán acatar y cumplir sus términos. Cuando el Ciadi se da cuenta de que un laudo continúa pendiente, envía un recordatorio a la parte que no cumple. Las partes también pueden optar por ejecutar los laudos en cualquier Estado contratante sin necesidad de que el Ciadi intervenga o de una nueva adjudicación sobre el fondo de la diferencia por los tribunales locales. Los Estados contratantes se comprometen a cumplir sus responsabilidades para ejecutar los laudos”.
 
MEG KINNEAR – SECRETARIA GENERAL DEL CIADI DEL BANCO MUNDIAL

, , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR