Moción de censura: la necesidad de modificar los estatutos del ICAM

41_change

MOCIÓN DE CENSURA: LA NECESIDAD DE MODIFICAR LOS ESTATUTOS DEL ICAM.

La moción de censura es el instrumento más extremo del control que se ejerce sobre el gobierno de una institución. Suele estar muy regulada y necesitar de unas mayorías cualificadas para poder ejercer el derecho a utilizarla, para evitar un uso desproporcionado e irresponsable de la misma. Pero es al mismo tiempo un freno para la actuación irregular del gobierno contra el cual se puede instar esa moción. Es un mecanismo interno de la institución, ya que los mecanismos externos para una mala gestión suelen ser judiciales. Pero la lentitud de la justicia así como los diferentes recursos que pueden presentarse en el tracto judicial de una reclamación hacen que la vía judicial no sea la más efectiva (hablamos de efectividad real) y por tanto que la moción de censura sea el instrumento más útil cuando se pretende rechazar una gestión que se considera inadecuada por una mayoría activa del colectivo.   Los Estatutos del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, ICAM, prevén el mecanismo para presentar una moción de censura en su artículo 41. Para su proposición se exige la firma del 10% de los colegiados en ejercicio con más de tres meses de antigüedad. Y para la celebración de la Junta General Extraordinaria que decida sobre la moción presentada se exige un quórum del 50% más uno de los colegiados que tengan derecho a voto (debe entenderse pues que se trata de colegiados ejercientes y no ejercientes, contra lo exigido en la firma de la proposición de moción de censura que exige que sean ejercientes) y en segunda convocatoria (cuya celebración se convocará como mínimo 24 horas más tarde de la primera) el 25% de los colegiados con derecho a voto. Y para que la moción sea aprobada se debe reunir una mayoría simple de los asistentes a favor de la moción salvo si el censurado es el Decano en cuyo caso se exigen las dos terceras partes de los asistentes a dicha Junta General Extraordinaria.   Estos porcentajes así expresados podrían parecer razonables, hasta que llegamos a la realidad de un Colegio tan grande como el ICAM. El Censo electoral para las elecciones celebradas el 18 de diciembre de 2.012 en las que fue elegida la actual Junta de Gobierno, estaba compuesto por 40.483 colegiados ejercientes y 25.501 colegiados no ejercientes, según el documento fechado el 5 de diciembre de 2.012 que el ICAM envió a las candidaturas. Es decir, un total de 65.984 colegiados. La ratio ejercientes/no ejercientes es pues, redondeando, 61% a 39%.
 
La Comisión Electoral, en su documento de proclamación de candidatos 22 de diciembre, emitido ante las diferentes reclamaciones de varias candidaturas, omite el dato censal y los resultados que ofrece reflejan tan sólo los votos que obtienen los diferentes candidatos sin mencionar tampoco el número de votantes, y de ellos cuántos son ejercientes, cuyo voto tiene valor doble a estos efectos según los Estatutos del ICAM, y cuántos no lo son. Este dato habría sido fácil de obtener ya que las urnas estaban divididas y todos los no ejercientes votaron en una sola urna.
 
Sumando el total de los votos (que recordemos no es el total de colegiados que ejercen su derecho a voto por el valor doble del voto de los ejercientes) a las diferentes candidaturas a Decano (en la que nos fijaremos por ser la más representativa) se obtiene un total de 17.139 votos a todas las candidaturas. Si aplicáramos la ratio ejercientes/no ejercientes señalada anteriormente, habrían votado a Decano 5.230 ejercientes (10.460 votos) y 6.685 no ejercientes. Naturalmente estos datos son ciertamente orientativos. Se acabarían las especulaciones si el ICAM facilitara los datos reales, de los que sin duda dispone.
 
Según la actual redacción de los Estatutos, si se quisiera proponer una moción de censura, atendiendo al censo colegial de diciembre de 2.012 (los datos seguramente serán diferentes pero no se facilitan en el ICAM) debería ir firmada por 4.049 colegiados ejercientes, es decir, algo más de un 77% de los votantes ejercientes en las últimas elecciones deberían suscribir la petición de debate de esa moción de censura. Pero para celebrar la Junta General Extraordinaria donde se decidiera sobre la moción de censura y que dicha Junta estuviera válidamente constituida, en primera convocatoria deberían asistir 32.993 colegiados y en segunda convocatoria 16.496 colegiados, es decir, deberían asistir en primera convocatoria más de 21.000 y en segunda 4.500 colegiados más de todos los que votaron en las últimas elecciones. Para hacernos una idea de lo que suponen estos números, recordaremos que la plaza de toros de Las Ventas tiene un aforo de 23.798 asientos, lo que implica que en primera convocatoria no serviría para acoger a todos los asistentes a la Junta General Extraordinaria.
 
Los Estatutos del ICAM, en su actual redacción, contemplan la moción de censura como algo de casi imposible realización. Tenemos que recordar que en esa misma redacción para la votación de la moción de censura cada asistente tiene un voto, es decir, no juega en este caso el valor doble de los votos de los ejercientes. Y que al hablar de “asistentes” parece descartada la posibilidad de delegación de voto, ya que el voto delegado es “representado”, y el artículo 41 habla sólo de asistentes. Una Junta con tantas personas podría ser casi inacabable y el recuento de los votos por el sistema antediluviano de cartoncitos de colores arriba, una labor de chinos. Eso sin contar con los problemas de logística que un evento tan multitudinario implica, los costes de la celebración y otras consideraciones de orden público de muy complicada solución, como es el control de la identidad de los asistentes y su pertenencia al ICAM, la posibilidad de tener abiertos puestos de comida y bebida, etc.
 
La redacción actual de los Estatutos obliga, si se desea manifestar desacuerdos, a utilizar únicamente la vía judicial con los problemas que ya hemos resaltado anteriormente, y la inaplicabilidad real en muchas ocasiones del fallo judicial. El miedo (o la suspicacia) a que la Junta de Gobierno no actúe en la forma debida para el colectivo o en el modo que prometió durante la campaña electoral, da lugar a que se recurran las mismas elecciones, tal como ha sucedido en el caso de las últimas celebradas en el ICAM. Debemos recordar que se presentó una denuncia en vía penal por delito electoral, que ha sido archivada sin que haya recaído sentencia sobre la misma, sino simplemente un auto de archivo. Y que se recurrió en vía administrativa ante el Consejo de Colegios de la Comunidad de Madrid por parte de tres candidaturas, recursos en los que no ha recaído resolución y que se han convertido, según nuestras noticias, en tres procedimientos Contencioso Administrativos ante los Juzgados de Madrid nos. 7 (PO 312/2013), 11 (PO 388/2013) y 22 (PO 331/2013) contra los resultados y el procedimiento electoral, los cuales, insistimos según nuestra noticias, siguen su curso. La cuestión pues dista mucho de estar resuelta, ya que se suplica en los tres la anulación de las elecciones de 2.012. Pero para cuando recaiga una sentencia firme sobre estos procedimientos seguramente habrán transcurrido ya los 5 años de mandato de la actual Junta de Gobierno, por lo que el fallo carecerá, por mero transcurso temporal, de la virtualidad oportuna que sería el cese de la Junta de Gobierno y la convocatoria de nuevas elecciones.
 
Y esta situación no se aplica sólo a esta Junta de Gobierno. Si no se modifican los Estatutos del ICAM para poner fin a esta locura que supone la imposibilidad práctica y real de proponer y discutir una moción de censura, las sucesivas Juntas de Gobierno que sean elegidas de ahora en adelante entenderán que reciben un cheque en blanco, sin ningún contrapeso real, y podrán tomar cuantas decisiones consideren oportunas. No tenemos más que recordar los 250.000 Euros gastados por la actual Junta de Gobierno en solicitar dos informes (adicionales a los siete anteriores sobre la misma cuestión de fondo, el futuro del Seguro Médico) para intentar paralizar la constitución de una Mutua Médica, ya decidida en la Junta general de diciembre de 2.012, intento que resultó aplastantemente derrotado en la pasada Junta General de 19 de siembre de 2.013. Es decir, un gasto inútil en un momento complicado en que muchos compañeros apenas llegan a fin de mes y se ven obligados a suspender el pago de sus cuotas, lo que les hace entrar en una espiral destructiva pues se les expulsa del ICAM cuando están en mora, sin escucharles y buscar soluciones que les permita recuperarse y pagar su deuda con el ICAM tan pronto como mejore su situación económica. Y si se les expulsa no pueden obtener ingresos con lo que jamás podrán pagar su deuda.
 
Alguien podrá decir que las firmas exigibles y las mayorías oportunas a este respecto están fijadas en los Estatutos del Consejo General de la Abogacía española. Quien lo diga olvida que hay una sentencia del Tribunal Supremo que señala que dichos Estatutos no son más que un marco de referencia que en absoluto obligan a los Colegios a constreñirse a ellos, y que se aplican exclusivamente como legislación supletoria en los supuestos de cuestiones no contempladas en los Estatutos de un Colegio concreto. Esta sentencia es el origen de la modificación del artículo 24 de los Estatutos del ICAM que reconocen que los principios que presiden la actuación del Colegio son los de democracia, autonomía y participación colegial.
 
Acceso directo a la petición en change.org
 
Change.org_41ICAM
Las distintas asociaciones de Abogados de Madrid nos comprometemos a tratar los datos de los firmantes con las medidas legalmente previstas para la protección de los datos de carácter personal.
 
Con la redacción actual de los Estatutos, contrastados con la situación real del ICAM y el considerable número de colegiados que lo integran, que hacen del mismo el Colegio profesional más grande de España, estos principios quedan muy diluidos, cuando no directamente vulnerados. Los Estatutos respecto de la moción de censura deben ser modificados para ajustarlos a esa situación real, por motivos físicos, ya que no existe un recinto donde razonablemente pueda celebrarse la Junta General Extraordinaria que debata sobre la moción de censura, por motivos económicos, porque incluso si se pudiera usar algún recinto con aforo suficiente el coste del alquiler e infraestructura sería sencillamente disparatado, sin contar con que podríamos tener problemas con el orden público del evento y la autorización necesaria por parte de la autoridad gubernativa, y los efectivos necesarios para garantizar dicho orden público, y por motivos de justicia ya que no es justo que se exija para la remoción de una Junta de Gobierno un número de colegiados muy superior al total que votó en las elecciones en las que esa Junta de Gobierno fue elegida.
 
Por eso pedimos a todos los colegiados de Madrid su firma para instar la modificación de los Estatutos y hacer más accesible la moción de censura. Este es sin duda un primer paso para la apertura del ICAM a la participación real de los abogados que lo deseen. No se trata de acabar con nadie, sino de abrir vías de participación real en la vida del ICAM, vías que posibiliten un mayor control sobre los órganos de gobierno para que éstos no actúen con vistas en sus propios intereses sino en los intereses de la colectividad. Y no cabe duda de que la posibilidad de recibir una moción de censura les hará ser cuidadosos en la elección de sus decisiones.
 
ENLACES DE INTERÉS:
 
Instrucciones para la recogida de firmas para solicitar Junta General Extraordinaria para plantear la modificación del art. 41 del Estatuto del ICAM http://colegio-etico.es/noticias/comunicado-sobre-modificacion-estatutaria-parcial-de-los-estatutos/
 
Ley 19/1997, de 11 de julio, de Colegios Profesionales de la Comunidad de Madrid. La norma aplicable en esta materia. http://noticias.juridicas.com/base_datos/CCAA/ma-l19-1997.html
 
Comunicado acerca de la Moción de censura, ¿por qué modificar los estatutos del ICAM? http://colegio-etico.es/noticias/mocion-de-censura-la-necesidad-de-modificar-los-estatutos-del-icam/
 
Sentencia T.S. (Sala 3) de 7 de mayo de 2012. En materia de organización de los Colegios Profesionales pertenecientes al ámbito autonómico rigen las disposiciones de cada ordenamiento autonómico y el principio de la auto-organización colegial, sin que las normas de los Estatutos Generales sean de aplicación directa en ese ámbito organizativo. http://portaljuridico.lexnova.es/jurisprudencia/JURIDICO/134764/sentencia-ts-sala-3-de-7-de-mayo-de-2012-estatutos-colegio-de-abogados-impugnacion
 
Joaquín Ramón López Bravo
Abogado y Periodista
Portavoz de la Asociación Abogados por un COLEGIO-ético
Sígueme en Twitter: @jarlob
Abogados por un COLEGIO-ético [www.colegio-etico.es]
Síguenos en Twitter: @COLEGIOetico
#ModificacionEstatutosICAM
#Art41ICAM
 
Descargar pdf
Solicitud Modificación Estatutaria parcial.
(ejemplar COLEGIO-ético para la firma)
pdf




 
Descargar pdf Anónimo
Solicitud Modificación Estatutaria parcial.
(ejemplar anónimo para la firma)
pdf



, , , , , , , , , , , , , , ,

5 Respuestas a Moción de censura: la necesidad de modificar los estatutos del ICAM

  1. Emilio Ramírez de Matos 14/03/2014 en 8:38 pm #

    El objetivo es ambicioso, esto es, se requieren aproximadamente 2.100 firmas de abogados ejercientes pertenecientes al ICAM. Una meta que nos hemos propuesto alcanzar desde varias asociaciones de abogados de Madrid, y que estamos seguros de conseguir, como ya conseguimos, en su momento, las necesarias para tratar en Junta Extraordinaria la externalización del Servicio Médico o para que nuestras propuestas fueran, al menos, oídas en Junta de Gobierno.

    Y os animamos a que os suméis a esta nueva iniciativa, con el resto de las asociaciones de Abogados que ya lo promueven y la nuestra misma.

    Ya disponéis de toda la información en nuestra página web http://colegio-etico.es/noticias/comunicado-sobre-modificacion-estatutaria-parcial-de-los-estatutos/ para que difundáis la propuesta, que entendemos que debe ser la de todos los colegiados que queremos que la transparencia institucional y el control de un buen gobierno se faciliten y posibiliten, para asegurar que nuestros intereses estén fielmente representados.

    Ha llegado la hora de que las cosas, puedan empezar a cambiar de verdad, si verdaderamente todos los compañeros nos concienciamos y preocupamos de que así sea, participando en los asuntos que nos afectan profesionalmente, como es hacer que el gobierno del Colegio se preocupe en ejercer un “buen gobierno”, mediante el control soberano que desempeñamos a través de la Junta General, instado por los únicos responsables, nosotros los colegiados, que nos hacemos representar democraticamente por esta Junta de Gobierno.

    Un fuerte abrazo,

    Emilio Ramírez de Matos
    Abogado/Doctor en Derecho
    Presidente de “Abogados por un Colegio Ético” [www.colegio-etico.es]
    Sígueme en Twitter @eramirezmatos
    #ModificacionEstatutosICAM
    #Art41ICAM

    ________________________________________________
    (*) Pulsa el enlace adjunto para descargar el ESCRITO DE RECOGIDA. Y recuerda que se requieren más de 2100 FIRMAS de ABOGADOS EJERCIENTES en el ICAM para solicitar la convocatoria una Junta General Extraordinaria, que se propone y se muestra en…
    http://colegio-etico.es/wp-content/uploads/2014/03/A-Solicitud_Modificacion_Estatutaria.pdf

    Ayúdanos a difundirla, por la transparencia de nuestra Institución.

  2. Emilio Ramirez de Matos 03/04/2014 en 2:15 pm #

    Urge una modificación estatutaria.

    Y urge más que nunca poner en manos de los colegiados la moción de censura a través de la modificación instada del artículo 41 de los estatutos del ICAM para que cualquier Junta de Gobierno responda por los incumplimientos de su programa electoral, de las obligaciones estatutariamente regladas, e incluso posibles ilegalidades ante quienes les eligieron: los colegiados de Madrid, y no mediante alambicados y lentos procedimientos ante los tribunales de justicia cuya saturación ralentiza cualquier sentencia que tenga una aplicación efectiva y en el momento oportuno.

    Este acuerdo que no dudamos en calificar de apresurado (aunque imprescindible para mantener el servicio médico en manos de los colegiados) no es sino una constatación más de esa imprescindible modificación estatutaria.

  3. Manuel 05/05/2014 en 7:12 am #

    Esta claro que ya nos mangonean bastante los politicos para que encima nos dejemos mangonear por el Colegio. Totalmente de acuerdo con la necesidad de implantar un control de cargos electos, al menos, para que cumplan lo que prometen.

Trackbacks/Pingbacks

  1. El artículo de contenido imposible y anacrónico del ICAM | COLEGIO-ético - 21/05/2014

    […]   Comunicado acerca de la Moción de censura, ¿por qué modificar los estatutos del ICAM? http://colegio-etico.es/noticias/mocion-de-censura-la-necesidad-de-modificar-los-estatutos-del-icam/   Firma y difunde en CHANGE.ORG el Manifiesto de transparencia y de Buen Gobierno, para instar […]

  2. ¿Caben 38.000 Abogados en Serrano,11? | COLEGIO-ético - 29/05/2014

    […] es necesario modificar este art. 41 de contenido imposible y a anacrónico. Enlace a la Noticia: http://colegio-etico.es/noticias/mocion-de-censura-la-necesidad-de-modificar-los-estatutos-del-icam/   Con 2100 firmas de abogados ejercientes podemos convocar una Junta General Ordinaria. […]

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR