No sólo leyes: el modo de trabajar que hoy funciona se llama “involvement”

involvement
No sólo leyes: el modo de trabajar que hoy funciona se llama “involvement”
 
Legal Today
 
¿Cuánto Derecho tiene que saber hoy un abogado para tener clientes y crear negocio en su despacho? Todo el que pueda. Pero eso no basta: las competencias del abogado hoy superan el marco jurídico de las prácticas que lleva para abarcar el entorno jurídico de sus áreas, que abarca desde lo económico a lo tecnológico, desde lo cultural y político según zonas (Latam, África) y las tendencias comerciales a las que ese entorno está sometido.
 
Hoy el buen abogado se empapa de todo lo que tenga que ver con los sectores en los que trabaja, puesto que tiene que ser capaz de adelantarse a los riesgos regulatorios y económicos que sufren sus áreas de trabajo. Josep Herrero, socio de Roca Junyent, Codirector de la oficina de China – China desk resume perfectamente qué está pasando y por qué el involvement es la categoría reina en la abogacía “Hace unos años la tendencia era confiar en despachos globales que pudieran dar cobertura a todas las necesidades legales de la empresa en las diferentes disciplinas del derecho, pero con posterioridad el cliente comenzó a demandar no sólo esta cobertura integral sino que un solo profesional de la firma fuera el máximo responsable de la coordinación de todos los demás profesionales intervinientes, controlando su actuación en los diferentes asuntos confiados”.
 
Paula Fernández-Ochoa, socia de +MoreThanLaw, consultoría de Marketing Jurídico explica que “Ha habido un cambio de paradigma en el sector legal y la excelencia que precisa el cliente ya no sólo la encuentra en el asesoramiento jurídico sino en la totalidad del servicio, que parte de una calidad técnica pero que incluye la efectividad de procesos, la confianza en la relación, el pricing e imprescindible el partnering del abogado e implicación en su negocio con conocimiento exhaustivo de éste, su mercado y su sector. La aportación de valor por tanto ya no sólo estriba en el ejercicio de un área de práctica del Derecho sino en un asesoramiento más transversal con especialización sectorial y del mercado al que pertenece su cliente y su negocio. Los abogados tenemos que adaptarnos al proceso globalizador, a la tecnología y a la sofisticación del comercio para poder satisfacer las necesidades de nuestros clientes ofreciendo un asesoramiento legal cada vez más complejo e implicado en el desarrollo del tejido empresarial de nuestros clientes”.
 
“Actualmente -sigue Josep Herrero– podemos comprobar cómo este modelo se ha trasladado a la prestación de servicios por áreas geográficas en consonancia con la internalización de muchos de nuestros clientes, lo que ha comportado organizar, parte de la estructura de los despacho, en áreas geográficas de práctica. La apertura de oficinas en el extranjero o la creación de los conocidos “desk” internos ha supuesto la reubicación y reorientación de determinados profesionales de las firmas para dotarlos de un perfil internacional especializado, así como el asesoramiento y la supervisión de operaciones en otros países en los que las firmas contaban con una experiencia que se ha sabido poner en valor”.
 
Eso es parte del involvement. Pero, ¿cuál sería una definición de involvement? Javier Cremades, fundador y Presidente de Cremades & Calvo Sotelo aclara que el involvement “es un completo, un modo de trabajar, que está tendiendo mucho éxito en el mundo empresarial anglosajón. Se refiere especialmente al compromiso recíproco entre las empresas y sus accionistas, por pequeños y grandes que sean”. Añade que “a nosotros, en Cremades & Calvo-Sotelo, nos gusta aplicar ese principio también a aquellos profesionales de los que se sirven las empresas, entre ellos, los abogados. Creo que un buen abogado de empresa debe estar involucrado en la actividad y en los objetivos de la compañía a la que asesora. Actualmente, dadas las convulsiones que están produciendo en el sector”.
 
Se está pasando del trabajo al compromiso. Santiago Ilundain, socio de Santiago Mediano Abogados, Responsable del área Entertaintment & Sports sostiene que “los clientes lo que solicitan de los abogados es que les facilitemos el desarrollo de su empresa, aportando nuestro conocimiento jurídico y soluciones a sus problemas pero, cada día con más importancia, una cierta consultoría estratégica de su negocio. Si no conoces la industria o mercado en el que te mueves, con sus diferentes agentes y parámetros económicos, difícilmente les podrás aportar el mejor asesoramiento
 
Carlos Guerrero, socio de Brugueras, García- Bragado, Molinero & Asociados considera que “hay que construirse el perfil como abogado de manera más o menos planificada cuando ya sabes que especialidad y sector o sectores es te vas a dedicar. Con ello quiero decir que un abogado además de ser especialista en un área de práctica, también tiene que conocer profundamente algunos sectores o industrias”. Se trata, como matiza Javier Menor, socio de Deloitte Abogados de que “el abogado aporte soluciones pragmáticas basadas en un profundo conocimiento del negocio“.
 
La abogacía acompaña a la evolución de los sectores. Para Pablo Vinageras, Managing Associate de Garrigues “El derecho se ha transformado en un marco cada vez más pluridisciplinar en el que la especialización (i.e. startups, Latam) por áreas de práctica jurídica se ha vuelto un elemento indispensable para dar al cliente una asesoría jurídica adecuada, solvente, cualitativa y competitiva. La labor de un abogado va más allá de ser un mero asesor legal y técnico. Los clientes precisan de un abogado dinámico, versátil y proactivo que entienda el negocio y sea partícipe del mismo. Considero que una adecuada especialización o un conocimiento pleno de las diferentes industrias, aporta el valor agregado que vienen reivindicando los clientes”.
 
En cierto modo, el poder de toma de decisión de los clientes en sus negocios se traslada al abogado, que quiera o no adquiere parte de la responsabilidad. De cuánto pueda o quiera involucrarse en la vida empresarial (¿o personal? Pensemos en la llevanza de un tema hereditario o de un proceso de divorcio, o de adopción) de su cliente dependerá su reputación y el tipo de abogacía que quiera desarrollar en su despacho.

, , , , , , , , , , , , , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR