Precariedad o estabilidad laboral… ¿En qué quedamos?

Magnolia
Precariedad o estabilidad laboral… ¿En qué quedamos?
 
Magnolia Fernández
Abogada y Vicepresidenta Segunda de Abogados por un Colegio Ético
@magnoliafergon
 
Desde que se pusiera en marcha la reforma del mercado Laboral con el Real Decreto-Ley 3/2012, se desató el abaratamiento de los despidos. Con fecha 7 de julio de 2012 se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral que sustituyó al Real Decreto-ley 3/2012, de fecha 10 de febrero. La Ley entró en vigor el 8 de julio de 2012. Asimismo, hemos podido apreciar la caída significativa de los salarios y comprobado que se han afectado las rentas más bajas, lo que obviamente desequilibra las relaciones laborales porque fomenta la precariedad en el empleo, desarrolla profusamente la desigualdad y conduce a temporalidad del empleo y por lo tanto a la inestabilidad social en materia laboral.
 
De ello se deduce claramente que la economía española necesita asumir nuevas políticas activas de empleo, de las que España prácticamente carece, que vayan más allá del simple abaratamiento del despido, dado que antes de cumplir dos años la Reforma Laboral de 2012 y habiéndose iniciado otra nueva Reforma en diciembre de 2013, todavía hay sectores en los que se acusan altos índices de destrucción de empleo.
 
A pesar de que la OCDE se afana en convencernos de que ha aumentado nuestra competitividad empresarial y que las Reformas Laborales que estamos sufriendo han de servir para crear empleo, la realidad es que aún no nos salen los cálculos y seguimos sin que nos satisfagan los resultados, ya que objetivamente sigue siendo una realidad que descienden el número de afiliados a la Seguridad Social y también el número de empleados.
 
De este modo, el Gobierno ha resuelto intervenir en materia del mercado laboral legislando a golpe de “decretazo”, por el trámite de urgencia y necesidad, y a las puertas del nuevo año 2014 nos lleva a la profunda y Nueva Reforma Laboral protagonizada por la aprobación del Real Decreto-Ley 16/2013, de 20 de diciembre, que recoge las medidas destinadas principalmente a “fomentar la contratación estable y a mejorar la empleabilidad” en base a cuatro pilares claves, que se centran en:
 
La reducción de los modelos de contratación
La reducción de la jornada laboral
La flexibilización de la contratación a tiempo parcial
Las medidas de la negociación colectiva

Algunas de estas medidas ya están aplicándose y otras lo harán a partir de enero de 2014. Además, se va a llevar a cabo una reordenación normativa de los incentivos a la contratación en relación con la cotización a la Seguridad Social.
 
I.La reducción de los modelos de contratos
 
En el verano de 2013 ya se anunció que se acometería una conveniente simplificación de los formularios de contratos, que se pondrá en marcha a partir del 1 de Enero de 2014, y su implantación será facilitada mediante una aplicación informática que facilitará a los empleadores poder realizar contratos de trabajo en función de sus necesidades, mediante pasos guiados. Esta simplificación administrativa de los modelos de contratos de trabajo reduce el número de modelos o formularios de contrato actualmente vigentes, suprimiendo los 42 modelos existentes y reduciéndolos a sólo 4 formularios:
 
1.Contrato Indefinido.
2.Contrato Temporal.
3.Contrato de Formación y Aprendizaje.
4.Contrato en Prácticas.

 
Aunque estos cuatro modelos de contratación siguen integrando la totalidad de los 42 tipos de contratación ya existentes con anterioridad a esta reforma -ya que se trata de formularios especificables a la hora de complementar los subtipos correspondientes-, curiosamente no se aumentan las medidas de control para asegurar que se utilizan correctamente.
 
1.Contrato indefinido: Esta modalidad de contrato no implica límite de tiempo en la prestación del servicio y puede ser de jornada completa o bien a tiempo parcial. Se incluye aquí el contrato de Indefinido de “Apoyo al Emprendedor” que está dirigido a empresas de menos de 50 trabajadores y cuenta con un periodo de prueba de 12 meses sin indemnización ni previo aviso. Además, desde esta reforma de diciembre también se puede suscribir a tiempo parcial.
 
2.Contrato temporal: Tendrá una duración de un máximo de 3 años ampliables 1 año más, hasta el límite de 4. Incluye los contratos por obra o servicio, de interinidad o eventual por circunstancias de la producción.
 
3.Contrato de formación y aprendizaje: Para trabajadores mayores de 16 años y menores de 25, aunque podrán celebrarse con menores de 30 años hasta que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15%. Su duración mínima es de 1 año y máxima de 3 años. Su objetivo final es la cualificación profesional de los trabajadores, compaginando en un mismo régimen la actividad laboral retribuida con la actividad formativa. Con tal fin, se facilita la posibilidad de efectuar contratos para la formación y el aprendizaje, de forma transitoria no vinculados a certificados de profesionalidad o títulos de formación profesional.
 
4.Contrato en prácticas: Sólo aplicable a trabajadores mayores de 16 años y menores de 25, aunque podrán celebrarse con menores de 30 años hasta que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15%. Con una contratación de duración mínima de un año y máxima de tres años. Ampliando la potestad de las empresas de trabajo temporal (ETT), ya que se posibilita la realización también de contratos en prácticas en las empresas, de modo que desde el 24 de diciembre, las ETT pueden “ceder” a las empresas usuarias trabajadores contratados en prácticas. Además, los empresarios que hagan fijos a estos trabajadores cedidos por las ETT, o bien conviertan a trabajadores en prácticas en trabajadores contratados directamente por la empresa, recibirán bonificaciones. Para que este incentivo sea equivalente al que tienen el resto de las empresas en supuestos de transformación de contratos en prácticas en contratos indefinidos.
 
II.Reducción de la jornada
 
Se incrementa la flexibilidad del tiempo de trabajo, tanto en lo referente a la distribución irregular de la jornada como a través de una importante mejora en materia de conciliación de la vida laboral y familiar, ampliándose la reducción de jornada por cuidado de hijo menor de edad de los 8 a los 12 años de forma voluntaria.
 
III.La flexibilización de la contratación a tiempo parcial
 
La flexibilización del tiempo en la contratación es otra clave fundamental de esta última Reforma Laboral que promueve la utilización del contrato a tiempo parcial por las PYMES. En esta modalidad se impide la realización de horas extraordinarias, salvo los supuestos previstos en el artículo 35.3 del Estatuto de los Trabajadores. En cambio, existe la posibilidad de ampliar la jornada ya que se modifica el régimen de las horas complementarias, para flexibilizarlo. Con este aumento de la flexibilidad de los contratos a tiempo parcial la empresa podrá pedir que el trabajador realice horas complementarias, reduciendo de siete a tres días el tiempo de preaviso.
Esta posibilidad de ampliar la jornada clasifica a su vez las horas complementarias en voluntarias o pactadas. Si bien la realización de horas complementarias sólo se permite cuando la jornada ordinaria establecida en el contrato, en cómputo anual, sea de al menos diez horas semanales.
 
• El número de horas complementarias pactadas, tanto en contratos temporales como indefinidos, no podrá exceder del 30 por 100 de las horas ordinarias de trabajo objeto del contrato. Los convenios colectivos podrán establecer otro porcentaje máximo que, en ningún caso, podrá ser inferior al citado 30 por 100 ni exceder del 60 por 100 de las horas ordinarias contratadas.
 
• El número de horas complementarias voluntarias sólo podrán realizarse en contratos indefinidos a tiempo parcial, no pudiendo superar el 15%, ampliable por convenio colectivo hasta un 30% y se podrán realizar sin preaviso mínimo.
 
-Periodo de prueba: Se acorta la duración del periodo de prueba en los contratos de duración determinada, limitándose la duración en los contratos temporales a un máximo de un mes en aquellos contratos de trabajo cuya duración no sea superior a seis meses.
 
Pero, ¿cuáles son los errores de las dos Reformas Laborales de 2012 y la nueva Reforma de 2013?
 
Bajo este epígrafe, me permito centrar ahora la atención en el contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores, regulado en el Artículo 4 .3 de la Ley 3/2012 (que sustituyó idénticamente así al RDL 3/2012): “ El régimen jurídico del contrato y los derechos y obligaciones que de él se deriven se regirán, con carácter general, por lo dispuesto en el Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, y en los convenios colectivos para los contratos por tiempo indefinido, con la única excepción de la duración del periodo de prueba a que se refiere el artículo 14 del Estatuto de los Trabajadores, que será de un año en todo caso. No podrá establecerse un periodo de prueba cuando el trabajador haya desempeñado ya las mismas funciones con anterioridad en la empresa, bajo cualquier modalidad de contratación.”
 
El Real Decreto-Ley 16/2013 de la Nueva Reforma Laboral, con su Art. 2 «2. El contrato se celebrará por tiempo indefinido y se formalizará por escrito» introduce modificaciones en la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, para hacer posible la celebración del contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores con la generalidad de jornada completa o a tiempo parcial: Resultando así que, además de la jornada completa ya prevista, ahora también se permite la jornada a tiempo parcial. Como consecuencia lógica, se adapta también a la jornada a tiempo parcial todo lo relativo a bonificaciones e incentivos fiscales, que se disfrutarán de modo proporcional a la jornada pactada.
 
Este Contrato de trabajo de apoyo a los emprendedores por tiempo indefinido –bien sea jornada completa o a tiempo parcial- y bonificado para el empleador (que actualmente solo pueden utilizar aquellas empresas con una plantilla de menos de 50 trabajadores), resulta extraordinariamente controvertido porque establece como inexcusable y obligado (…”en todo caso”) que el periodo de prueba del trabajador en la empresa tendrá, en todo caso, un año de duración. Plazo que se estipula como obligatorio y que ya se ha reconocido como “excesivo” por lo que no resulta nada razonable, tal y como las normas sociales de aplicación en nuestro ordenamiento jurídico exigen que lo sea y se aparta deliberadamente del principio de proporcionalidad. La finalización, por el desistimiento empresarial del contrato de emprendedores, es totalmente libre, sin necesidad de plazo de previo aviso ni de alegar una causa justificativa de la decisión adoptada por el empresario y, en consecuencia, sin derecho a indemnización alguna para el trabajador.
 
Tanto el contrato de apoyo a los emprendedores indefinido a jornada completa que se reguló inicialmente por RD-Ley 3/2012 y fue sustituido por la Ley 3/2012, como el contrato indefinido de apoyo a los emprendedores que incluye la novedad a tiempo parcial (que se ha hecho extensivo del preexistente de jornada completa) y que se regula ahora por el RD-Ley 16/2013, fue y sigue siendo extensivamente inconstitucional en su regulación por las sucesivas reformas laborales, al contravenir nuestra Carta Magna en su artículo 35.1: “Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo”. Resulta pues de lógica consecuencia, emanada del derecho al trabajo consagrado por el artículo 35 de la Constitución, que todo despido o bien resolución contractual respeten la ley, se justifiquen razonadamente y se acrediten por una causa justa.
 
Extender el periodo de prueba a un año entero, permitiendo el desistimiento empresarial unilateral y sin causa alguna, viene a romper esta garantía constitucional. La relación entre el derecho al trabajo y la necesidad de la existencia de una causa razonada y acreditada de toda extinción contractual, está avalada por diferentes sentencias del Tribunal Constitucional, entre las que se encuentra STC 22/1981: “El derecho al trabajo no se agota en la libertad de trabajar; supone también el derecho a un puesto de trabajo y como tal presenta un doble aspecto: individual y colectivo, ambos reconocidos en los arts. 35.1 y 40.1 de nuestra Constitución, respectivamente. En su aspecto individual, se concreta en el igual derecho de todos a un determinado puesto de trabajo si se cumplen los requisitos necesarios de capacitación, y en el derecho a la continuidad o estabilidad en el empleo, es decir, a no ser despedidos si no existe una justa causa. En su dimensión colectiva el derecho al trabajo implica además un mandato a los poderes públicos para que lleven a cabo una política de pleno empleo, pues en otro caso el ejercicio del derecho al trabajo por una parte de la población lleva consigo la negación de ese mismo derecho para otra parte de la misma”.
 
Y también es contrario a los acuerdos internacionales suscritos por España. Siendo así que el Artículo 5 del Convenio 158 de la OIT sobre la finalización de la relación de trabajo, regula que: “No se pondrá término a la relación de trabajo de un trabajador a menos que exista para ello una causa justificada relacionada con su capacidad o su conducta o basada en las necesidades de funcionamiento de la empresa, establecimiento o servicio.”
 
El Convenio 158 de la OIT expresa la necesidad de acreditar la subsistencia de necesidades de funcionamiento en la empresa que hagan necesario finalizar los contratos de trabajo. Es decir, no procede extinguir un contrato de trabajo si no concurre una justa causa, justificada y acreditada. No caben los despidos injustos, sino los despidos con causa justa.
 
Facilitar y fomentar la libre extinción de contratos durante un año, aplicando la duración del periodo de prueba por este tiempo, tampoco se ajustaría a la regulación que el propio artículo 14.1 del Estatuto de los Trabajadores realiza del periodo de prueba, estableciendo una duración máxima del mismo mucho más corta de la que nos impone el legislador en ambas reformas. Señala este Artículo 14.1 del Estatuto de los Trabajadores que: “Podrá concertarse por escrito un período de prueba, con sujeción a los límites de duración que, en su caso, se establezcan en los Convenios Colectivos. En defecto de pacto en Convenio, la duración del período de prueba no podrá exceder de seis meses para los técnicos titulados, ni de dos meses para los demás trabajadores. En las empresas de menos de veinticinco trabajadores el período de prueba no podrá exceder de tres meses para los trabajadores que no sean técnicos titulados.”
 
Asimismo, el Art. 15 del Estatuto de Trabajadores siempre exige una causa justa para la contratación temporal. De modo que si no existe causa justa que justifique la temporalidad, estará prohibido y por tanto la terminación de la contratación sin previo aviso estará prohibida porque sólo generará precariedad laboral. El Estatuto de los Trabajadores ha venido considerando históricamente que seis meses es tiempo máximo y más que RAZONABLE para que el empresario conozca si el trabajador reúne la capacitación y profesionalidad suficiente para desempeñar su labor, especialmente en aquellas profesiones esencialmente físicas que no requieren unos conocimientos teóricos o prácticos especiales. Reiteradamente el Tribunal Supremo viene declarando “contra legem” Convenios Colectivos en los que se preveían periodos de prueba superiores a seis meses.
 
Esta misma línea sigue la novedosa y reciente sentencia dictada el 19 de noviembre 2013 por la Magistrada Juez María Luisa Sanz Anchuela, del Juzgado de lo Social número 2 de Barcelona, en materia de despido.
 
La precitada sentencia refiere que la reforma iniciada en febrero de 2012 no se acogió a la Carta Europea de Derechos de Hombre ni consideró la jurisprudencia del TSJUE, que sostienen respectivamente que todo trabajador tiene derecho a un previo aviso razonable cuando el empresario va dar por finalizada la contratación laboral. Además se incumplen los preceptos de la Carta Social Europea de 1961, firmada y ratificada por España en 1980. Esta Carta Social Europea de 1961, firmada y ratificada por España en 1982, parte de nuestro derecho Interno (art, 10.3 y 96 de la Constitución) y tiene el mismo valor vinculante que los Tratados de la Unión Europea. Una norma supranacional que por el principio de jerarquía normativa se sitúa por encima de la Ley nacional y que garantiza los derechos humanos sociales y económicos. No obstante, nuestro país aún no ha ratificado la profunda revisión que dio lugar a la Carta Social Europea Revisada de 1996, al igual que tampoco ha ratificado el Protocolo de Reclamaciones Colectivas, por lo que las novedades de su versión Revisada no se han convertido todavía en derecho interno español. No obstante, como es sabido, conforme a los principios del Derecho Internacional, la versión de la Carta Social Europea Revisada, de 1996, no anula la validez de los compromisos adquiridos por los Estados respecto de la carta de 1961. La Comisión Europea de Derechos Sociales es el órgano encargado de velar por la correcta aplicación de la Carta Social Europea y sus decisiones son vinculantes para los órganos jurisdiccionales nacionales. En su virtud, constituye una violación del art. 4.4 de la Carta Social Europea de 1961, cuando un contrato indefinido (para emprendedores) se finaliza por el empresario durante el periodo de prueba de un año, sin previo aviso ni indemnización.
 
En consecuencia el art. 4.3 de Ley 3/2012, hoy vigente, y por extensión también el nuevo art. 2.2 del Real Decreto-Ley 16/2013, vulneran el Art. 4.4 de Carta Social Europea de 1961, ratificada por España, porque en ambos Reales Decretos ley se establece el periodo de prueba de un año sin plazo de previo aviso ni indemnización. Llegado este punto, la Juez Magistrada recuerda que, de la misma forma que es de aplicación el principio de proporcionalidad para una remuneración equitativa, mediante el que se reconoce el derecho de los trabajadores a un plazo razonable de previo aviso, lo es también en este supuesto, y entiende que el periodo de prueba de un año establecido para la contratación indefinida a los emprendedores, es un plazo excesivo y no razonable, y carente de toda causa, llegando así a la conclusión de que el art. 4.3 de la Ley 3/2012 no puede ser aplicado en base al principio de jerarquía normativa al contravenir la Carta Social Europea de 1961, que España ratificó en 1980. Y en consecuencia, debe aplicarse el Estatuto de los Trabajadores, que remite a su vez en este punto al Convenio Colectivo aplicable en la materia en cada caso.
 
La actual situación de crisis económica también ha sido analizada en el contexto de otras decisiones del Comité Europeo en relación con las repercusiones de la referida crisis sobre los derechos sociales, en el seno de la Introducción General de Conclusiones XIX-2 (2009), que convino que el contexto de la crisis económica no puede reducir la protección de los derechos que reconocen las tres versiones de Cartas Sociales Europeas. Los gobiernos de los países firmantes y ratificadores están obligados a adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección de todos los derechos más esenciales en casos de crisis. De modo tal que las decisiones del Comité Europeo de Derechos Sociales constituyen Jurisprudencia aplicada por los órganos de jurisdicción nacionales.
 
¿Cuáles son algunas de las consecuencias se derivan de los errores de las dos Reformas Laborales de 2012 y la Nueva Reforma de 2013, en materia de contratación a emprendedores?
 
Bajo la premisa de que la Reforma laboral iniciada en 2012 y a la vista de la nueva Reforma Laboral aprobada por RDL 16/2013 se contraviene la legislación española y el Derecho Internacional -ya transpuesto en derecho interno- en materia de contratación laboral a emprendedores, porque el contrato indefinido de emprendedores tanto a jornada completa como a tiempo parcial con un periodo de prueba de un año vulnera la regulación que del derecho al trabajo se recoge en nuestra Carta Magna, legisla contra el Estatuto de los Trabajadores, que siempre exige una causa para la contratación temporal, incumple el artículo 5 del Convenio 158 de la OIT sobre la finalización de la relación laboral y conculca la Carta Social Europea de 1961 ratificada por España, como ya ha quedado analizado, ha quedado acreditado en consecuencia que el contrato de emprendedores ha sido convertido, a golpe de ambos “decretazos”, en un contrato temporal carente de causa, algo terminantemente prohibido en nuestro ordenamiento jurídico.
 
Por lo que la respuesta a la pregunta: ¿qué consecuencias se derivan de los errores de las dos Reformas Laborales de 2012 y la Nueva Reforma de 2013?, es que de dichas reformas no resultará genéricamente –sino todo lo contrario- el fomento de la contratación estable y la mejora de la empleabilidad, que lleva por título, dados la evidente precariedad que supone que se puedan celebrar contratos indefinidos, con 1 año de periodo de prueba, y que el empleador pueda dar por finalizada la relación laboral sin previo aviso, ni indemnización, ni causa, algo totalmente vedado por nuestro ordenamiento jurídico.
 
La extensión del contrato indefinido de apoyo a los emprendedores de jornada completa, a los contratos indefinidos de apoyo a los emprendedores a tiempo parcial, seguirá causándonos graves consecuencias contrarias al objetivo final de cualquier Reforma Laboral legislada por razones de urgencia y de necesidad, en dos años consecutivos, por Ley 3/2012 y Real Decreto Ley 16/2013 respectivamente, que tendrían que “fomentar la contratación estable y el mejorar la empleabilidad”. A saber y en conclusión:
 
1º. Por una parte, la primera consecuencia es que continúe un aumento significativo de la precariedad laboral y no se logre por lo tanto la contratación estable que se persigue, con un número cada vez mayor de trabajadores que prestan servicios por horas, lo que genera una absoluta inseguridad en el empleo.
 
Por otra, la merma del número de horas cotizadas, porque muchos empresarios empleadores dejarán de utilizar contratos a tiempo completo para contratar trabajadores a tiempo parcial bonificados.
 
Y como consecuencia final, aumentará el fraude a la Seguridad Social, firmando contratos a tiempo parcial bonificados que maquillan una prestación laboral de contratos que en realidad de prestan a jornada completa.
 
Ahora bien, con esta nueva profunda Reforma el legislador también se ha preocupado de modificar la contratación a tiempo parcial, superando y conculcando garantías constituciones; y tampoco se ha olvidado de darle una vuelta de tuerca al empleador -con finalidad recaudatoria- ya que novedosamente ha legislado que la empresa deberá cotizar por la totalidad de la remuneración percibida por el trabajador, lo cual establece una evidente quiebra en el sistema tradicional de cotización (del que quedaban excluidos las primas de seguros médicos y de vida, los ticket de comida, los pluses de transporte y de distancia, las aportaciones a planes de pensiones…).
 
El incremento de los costes salariales de la empresa, (no por un aumento de la remuneración de los trabajadores que incentivaría el consumo, sino motivado por un aumento de la recaudación tributaria), opino que no ha de beneficiar el restablecimiento de empleo. Así es como tan sigilosa y reveladoramente, mediante la disposición final tercera del RDL 16/2013, la profunda reforma laboral se desvía de las reformas estructurales requeridas desde hace tiempo por la Unión Europea, que se afanan, clara y opuestamente a lo ahora y aquí legislado, por una característica reducción de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social como elemento de generación de empleo.
 
Todo ello finalmente aderezado por las diversas disposiciones recogidas en los Presupuestos Generales del Estado para 2014, en los que para dar un toque realista a todo este cúmulo de despropósitos en materia socio-laboral y a modo de pinceladas podríamos resaltar que: modifica diversos artículos de la Ley General de la Seguridad Social en materia de incapacidad, que congela salarios a empleados públicos por cinco años consecutivos, suspende la prestación de Incapacidad temporal por incomparecencia a reconocimiento médico de INSS o Mútua, congela el salario mínimo interprofesional (SMI) para el año 2014 -con lo que se mantiene en 645,30 euros mensuales- y congela el Indicador Público de Rentas con Efectos Múltiples (Iprem) por 4º año consecutivo
 .

Magnolia Fernández
Abogada
Vicepresidenta Segunda de Abogados por un Colegio Ético
@magnoliafergon

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 Respuestas a Precariedad o estabilidad laboral… ¿En qué quedamos?

  1. Joaquín Ramón López Bravo 17/01/2014 en 8:42 pm #

    Excelente estudio de la situación en que quedan las relaciones laborales en España después de las “reformas”. Como siempre la cuerda se rompe por el lado más débil, pero llama la atención la dejación que hace el Estado (a través del Gobierno) de sus funciones de control y defensa de los derechos de los más débiles.

    Especialmente sangrante es para mí la congelación del IPREM que actualmente tengo que utilizar en varios aspectos de mi vida. Y lo es porque ese “indicador” se usa, efectivamente, con “efectos mútiples” uno de los cuales afecta directamente y en todo el centro a las prestaciones por dependencia. Sería largo contar aquí cómo perjudica esto a las personas dependientes, especialmente a los pensionistas, para recibir ayudas, pero es una pésima noticia para ellos.

  2. Magnolia Fernández 01/02/2014 en 11:09 pm #

    Aquí está la noticia que empieza a remover la justicia …
    ccaa.elpais.com/ccaa/2014/01/29/paisvasco/1391019734_766897.html

    El TSJ del Pais Vasco lleva al Constitucional el mención dado artículo de la reforma laboral:
    El contrato indefinido de apoyo a los emprendedores establece un periodo de pruebas de un año, cuando el Estatuto de los Trabajadores fija un máximo de seis meses.

    EL PAÍS Bilbao 29 ENE 2014 – El Tribunal Superior de Justicia vasco ha elevado una cuestión de inconstitucionalidad al Tribunal Constitucional sobre el contrato indefinido de apoyo a los emprendedores, creado por la última reforma laboral, que establece un periodo de pruebas de un año, cuando el Estatuto de los Trabajadores fija un máximo de seis meses.

    El auto de la Sala de lo Social del Superior, que preside la magistrada Garbiñe Biurrun, plantea esta cuestión respecto a un despido durante el periodo de prueba de una trabajadora contratada bajo esa modalidad. En concreto, se refiere a un recurso presentado por una trabajadora despedida en aplicación de esa normativa tras ocho meses en su puesto.

    En primera instancia, un juzgado de lo Social de Bilbao dio la razón a la empresa al considerar que estaba amparada por la ley y, por tanto, no constituía un despido, sino “un desistimiento empresarial durante el período de prueba”.

    La Sala de lo Social “aprecia dificultades” y tiene “dudas” sobre la constitucionalidad de dicho artículo, por lo que plantear elevar la cuestión al Constitucional para que decida si vulnera el principio de igualdad ante la ley, el derecho al trabajo, a la negociación colectiva y a la tutela judicial efectiva, y podría caer en una arbitrariedad de los poderes públicos.

    La decisión, que tuvo el visto bueno de la fiscalía, cuenta con un voto particular del magistrado Florentino Eguaras, quien está conforme con los fundamentos del auto, pero considera que no es necesario acudir al Constitucional porque “existe una normativa comunitaria de aplicación directa” que evita estos casos.

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR