Selección: las cinco cualidades que te convertirán en el abogado elegido

Selección_ICAM-649x311px
PROCESOS DE SELECCIÓN:
Es en estos meses que tradicionalmente los despachos de abogados reciben a sus nuevos fichajes. Pero estas nuevas incorporaciones no son sólo nuevos rostros y nombres, sino que representan cada vez más nuevos perfiles profesionales. Y es que los nuevos tiempos requieren nuevas cualidades; a un buen expediente académico o al conocimiento de un idioma se une cada vez más otro tipo de habilidades, aptitudes y conocimientos que marcan la diferencia en los procesos de selección y terminan convirtiendo un candidato en el profesional elegido.
 
Mercedes H. Gayo
 
Una tendencia que parece ser universal en todas las empresas y a la que los despachos de abogados no son indiferentes: cada vez más valoran nuevos atributos que, sumados a un expediente académico brillante, les llevan a apostar por jóvenes que incorporan a sus plantillas y a los que terminan convirtiendo en un valor de la propia empresa. Ahora bien, ¿qué perfiles tienen estas nuevas incorporaciones? ¿Qué buscan los despachos de abogados durante los procesos de selección? ¿Qué cualidades deberían fomentar los futuros abogados para ser contratos? Resumimos las cinco cualidades del abogado del siglo XXI.
 
Un buen expediente, el primer paso
A estas alturas decir que el expediente académico marca la diferencia es quizás un lugar común, pero no deja de ser importante recordarlo: el primer corte que realizan los despachos de abogados se realiza a menudo en función de la media académica o en función de las notas obtenidas en algunas determinadas asignaturas. Como señalan desde Deloitte Abogados, la formación técnica de base y una sólida trayectoria académica siguen siendo requisitos incuestionables a la hora de fichar a los nuevos talentos.
De igual opinión es Iciar Rodríguez, Secretaria General de Uría Menéndez, que cita entre los primeros criterios de selección la tenencia de sólidos conocimientos jurídicos si bien, añade a continuación que “nuestros becarios y abogados deben tener, además, otras cualidades que les permitan convertirse en profesionales de primer nivel: honestidad, sentido común, vocación de servicio, pasión por el Derecho, capacidad de manejar varias tareas a la vez y de trabajar en equipo, iniciativa y capacidad de asumir responsabilidades”. En definitiva, un buen expediente es el primer paso para abrir las puertas de un despacho de abogados, pero no es suficiente para ser seleccionado ni mucho menos para quedarse.
 
Empatía emocional, nuevo requisito indiscutible
Como señala Javier Moreno, socio de IurisTalent, la primera firma española especializada en la búsqueda y selección de abogados, los criterios de selección varían dependiendo del nivel de seniority pero, en general, se están poniendo cada vez más énfasis en las competencias relacionales y sociales. Como señala “si hasta ahora predominaba la parte técnica, cada vez cobra más relevancia aspectos relativos a la inteligencia emocional”.
No es ésta una cuestión menor: la empatía emocional se ha revelado también como uno de los principales valores de los despachos y una de las cualidades que marcan la diferencia ante los clientes ante un panorama cada vez más competitivo. Conscientes de ello, los despachos de abogados buscan entre sus futuros abogados cualidades como la capacidad de escuchar, de dialogar y de convencer, pero también muestras de solidaridad, de comunicación y de empatía. Algo que ha tenido también su reflejo en los procesos de selección: los bufetes han desarrollado procesos selectivos en los que se somete a los aspirantes no sólo a un examen teórico previo, sino también a pruebas en grupo, resolución de prácticas en equipo o, incluso, la resolución de casos prácticos que exigen el trato con el cliente y con los que los expertos son capaces de entrever estas cualidades y el potencial de sus aspirantes en este ámbito.
 
Capacidad de negocio, el nuevo valor seguro
Pero junto a estos atributos, hay un segundo rasgo que, derivado también de una alta competitividad entre los despachos, se ha convertido en clave para resultar ser elegido en un proceso de selección: la capacidad de gestión y de generación de negocio. Como señala Eugenia Navarro, profesora de marketing jurídico en Esade Derecho, “el abogado del siglo XXI es un profesional que debe combinar los aspectos técnicos propios de la profesión con todos aquellos que hacen referencia a la gestión, especialmente aquellos referentes a la generación de negocio”.
Por ello, continúa esta experta, es necesario buscar en los futuros abogados no sólo una serie de habilidades innatas, si no conocimientos sobre management que les ayude a entender el ejercicio de la abogacía como un negocio empresarial, por lo que concluye que “la promoción y la venta de servicios no es algo que se deba entender como un extra, sino como parte del trabajo de un abogado”.
Javier Moreno, socio de IurisTalent, coincide en este argumento. Como señala, principalmente cuando se trata de una selección de abogados a nivel senior, se demanda tener un perfil comercial y relacional lo que se traduce en “ser capaz de identificar oportunidades y generar negocio, ser sensible a las necesidades de los clientes, anticiparse a ellas y mostrar pro actividad, accesibilidad y voluntad de servicio”.
 
Idiomas, los imprescindibles
Pero si hay una cualidad que lleva años siendo un deber en la lista de presentación de cualquier candidato en un proceso de selección es el conocimiento de idiomas extranjeros. Unos idiomas que además cada vez se vuelven más importantes ante un mundo globalizado en el que los despachos internacionales abren filiales en más y diferentes países, pero en un momento en el que también los despachos nacionales se atreven a probar la vía de la internacionalización como nuevas fuentes de negocio y vías de escape ante la actual crisis económica.
En este aspecto coinciden todos despachos. Como señala Iciar Rodríguez, de Uría Menéndez, si bien sus criterios de selección no han variado a lo largo del tiempo “el perfil del joven abogado que buscamos se adapta a un mundo cada vez más globalizado y moderno”. Por ello, el dominio de otros idiomas – especialmente un nivel muy alto de inglés – y haber tenido una experiencia internacional durante los estudios aportan un claro valor añadido a la candidatura de un futuro abogado.
En Deloitte Abogados también lo tienen claro: el componente internacional del asesor es fundamental, especialmente en un entorno de mercado donde la internacionalización es un hecho creciente. En ese caso, aprovechan su propia red empresarial para fomentar la interrelación de los profesionales y que éstos conozcan de primera mano las especificidades de cada mercado y puedan asesorar al cliente desde el conocimiento y la realidad directa. Écija Abogados también apoya este argumento. Como señala Yolanda Ramiro ” el perfil de abogado que buscamos es un perfil de abogado global, con formación internacional e idiomas, un profesional que, más allá de ser experto en el orden jurídico de una región concreto, sepa desenvolverse y gestionar problemas y soluciones legales en operaciones de todo el mundo”.
 
Nuevas tecnologías, el tándem perfecto
El último elemento clave es el uso de las nuevas tecnologías y, en concreto, de las redes sociales por parte de los futuros abogados. Unas redes sociales que han venido a cambiar el panorama de los despachos de abogados y que como señala Lidia Zommer, directora de Mirada 360°, Marketing para Abogados, “han revolucionado el modo en el que mundo se comunica, colabora y comparte conocimiento” y, por supuesto, también el de los procesos de selección. Pero como señala esta experta en marketing jurídico, las nuevas tecnologías han cambiado la captación de talentos en una doble dirección: para los candidatos pero que también para los despachos en donde las nuevas tecnologías están aportando grandes mejoras a las áreas de captación de talento y de recursos humanos en los bufetes.
Como señala, los despachos están introduciendo estos nuevos métodos entre los que destaca los formularios de aplicación online, las pruebas psicométricas a través de Internet o la realización de entrevistas personales a través de Skype u otros servicios similares. En definitiva, el uso de Internet como una plataforma para el reclutamiento es ya una posibilidad que, además, permite ahorrar costes: permite, por ejemplo, la realización de pruebas online, disminuye la carga administrativa y ahorra también tiempo a los departamentos de Recursos Humanos.
 
Pero como señala Lidia Zommer, estas nuevas tecnologías no están del todo implantadas en el panorama de los despachos actuales y de hecho “quizás sean las organizaciones medianas y pequeñas las que están incorporando estas nuevas herramientas a una mayor velocidad”. Algo que también reconocen desde Uría Menéndez, que afirma que, si bien no suelen utilizar las redes sociales activamente para captar el talento, si tiene presencia en algunas plataformas de empleo online.
Desde el otro lado, las nuevas tecnologías están mucho más extendidas: es difícil encontrar candidatos que no estén presentes en alguna red social y que, por tanto, no tengan conocimiento de su uso. Como observan desde Écija Abogados “el uso y dominio de las nuevas tecnologías, contar con perfil profesional en redes sociales, es algo que viene asociado a las nuevas generaciones de jóvenes abogados, ha pasado de ser un criterio deseable a ser un requisito más que viene por defecto”. Pero hay que tener cuidado: como señala Lidia Zommer los “tuits pueden decir más de los candidatos que su CV” dado que en ellos los candidatos expresan su cultura, valores, intereses, conocimientos y capacidad de influencia, por lo que el candidato debe cuidar su propio perfil y el uso de estas nuevas tecnologías.
 
En definitiva cinco cualidades fundamentales que convierten al candidato en el abogado perfecto para incorporar a un despacho, pero sobre todo, para liderar el sector legal del mañana

, , , , , , , , , , , , , , , ,

Una Respuesta a Selección: las cinco cualidades que te convertirán en el abogado elegido

  1. Manuel 14/10/2013 en 10:25 am #

    Hombre, lo de ” capacidad para generar negocio ” a mi me recuerda a nuestros colegas estadounidenses, creo que este rasgo y su implantación generalizada en nuestro colectivo presenta problemas y puede entrar fácilmente en conflicto con el principio de dignidad de la profesión

Deja un comentario

ASOCIACIÓN
“Abogados por un COLEGIO-ético”
Calle Reina Mercedes,22
28020 Madrid
CIF: G86855350
Tlf: 91 456 29 80
Email: info@colegio-etico.es

© 2013 Abogados por un COLEGIO-ético
Todos los Derechos Reservados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR